Catedral de Mallorca, descubre este imponente templo

Te proponemos un paseo por la catedral de Mallorca, para que descubras su origen y evolución como edificio, y cómo sigue construyéndose hasta nuestros días.
 

Catedral de Mallorca, descubre este imponente templo
La catedral de Mallorca: El edificio que nunca termina

La Seu o Catedral de Mallorca es de esos edificios emblemáticos que tenemos que visitar si pasamos por Mallorca. Su historia de más de siete siglos se plasma en su arquitectura en un edificio que parece que nunca acaba.

Muestra un estilo gótico en su arquitectónico, aunque pronto nos damos cuenta de sus peculiaridades: su planta o su gran rosetón son sellos de identidad de este edificio cuya construcción continúa con Gaudí. Adaptándose a los nuevos tiempos, fue escenario de una intervención del artista Barceló de temática religiosa.

Descubre en el siguiente artículo el origen y la evolución artística y arquitectónica de esta catedral del mar.


Un paseo por la catedral de Mallorca




Origen

Fue Jaime II, rey de Mallorca, quien decide levantar una catedral en el lugar que ocupaba la anterior mezquita de la ciudad musulmana, conquistada por su padre Jaime I.

La obra comienza a principios del siglo XIV, según indica Pere Fullana en la Historia de la catedral de Mallorca, finalizando en 1498, aunque le han seguido otras fases constructivas y de rehabilitación.  
 

El edificio

El estilo arquitectónico de la catedral de Mallorca muestra un gótico con caracteres propios de la región. El edificio iba creciendo poco a poco, desde avanzando sobre la mezquita que sería totalmente derribada en 1386.

Primero se construyen la capilla de la Trinidad, y la capilla Real, para a continuación seguir con las tres naves que conforman la planta del edificio, siguiendo el estilo alemán de planta de salón sin crucero ni girola.

El alzado refleja una diferencia de altura entre las naves, una peculiaridad típica de la zona levantina, aunque el uso de arbotantes y contrafuertes señala más hacia el norte de Europa.  

El edificio prosigue con el ábside, y la torre.  El interior de la catedral alberga ocho tramos de bóvedas de crucería que se sostienen por columnas octogonales, y siete rosetones, siendo el mayor de 12,51 metros.  
 

Una catedral en continuo crecimiento

Durante el siglo XVI se terminan varias fases del edificio y se instalan otros elementos como la sillería del coro o los púlpitos. De los siglos XVII y XVIII son los retablos de estilo barroco, de gran calidad artística como el del Corpus Christi de Jaume Blanquer.

Será en 1902 cuando se encargue a Antonio Gaudí la reforma de la catedral de Mallorca, que se realizaría entre 1904 y 1914.

Es este espíritu de obra inacabada, en 2007 se invitó al artista Miquel Barceló para realizar una intervención cuyo tema era la Eucaristía en la Capilla del Santísimo.
 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados