Catedral de Burgos, un templo de leyenda

Conoce la historia de la Catedral de Burgos, origen del edificio, personajes históricos principales, y da un paseo por esta joya de la arquitectura gótica. 
 

Catedral de Burgos, un templo de leyenda
Descubre esta joya de la arquitectura gótica

Muchas son las veces que hemos podido escuchar nombrar a la Catedral de Burgos de boca de familiares o amigos, o tal vez vimos de pasada algún documental sobre el edificio… pero no es hasta que nos ponemos delante de esta joya de la arquitectura cuando la descubrimos realmente en todo su esplendor.

Su monumentalidad es un guiño hacia un pasado en el que Burgos era capital del reino de León. Heredera de un edificio románico, sus promotores no dudaron en derribarlo para construir esta gran escultura.
 

La Catedral de Burgos, referente de la arquitectura gótica


Un poco de historia

Anterior al edificio de estilo gótico, ocupaba el mismo solar una catedral románica edificada por Alfonso VI, que fue una construcción de importantes dimensiones ya por aquella época, y que sería el lugar donde se casaron Fernando III y Beatriz de Suabia, hija del emperador Federico II.

No es de extrañar, siendo Burgos capital del reino de León, que esta construcción se quedara pequeña para una ciudad en auge. Por ello, la historia de la catedral de Burgos recoge cómo Fernando III y el obispo Mauricio deciden derribar el templo románico y construir uno más acorde con los tiempos contemporáneos, de estilo gótico. 

Este hecho que nos parece increíble era muy común. En 1221 comienzan las obras del nuevo edificio, contando con arquitectos y maestros canteros franceses que dejaron su impronta en la catedral, siendo la fachada muy parecida a otras como la de Notre Damme en París o la de Reims.

La construcción duró treinta y nueve años, desde nuestra óptica actual demasiado tiempo, desde la perspectiva de una persona del siglo XIII para una construcción de esta envergadura todo un record. Aunque se hicieron posteriores intervenciones entre los siglos XIV y XVIII.
 

Un paseo por la catedral



Para tener una visión de conjunto del edificio, es necesario contemplarlo desde varios ángulos para contemplar sus diferentes perspectivas.

Las dos torres de la fachada principal delimitan el gran rosetón y la entrada por la Portada de Santa María, cuya iconografía dedicada a la Virgen María refleja la riqueza escultórica del edificio, y que junto a las puertas del Sarmental, de la Coronería, y de la Pellejería, forman los accesos al edificio.

Ya en el interior se abre el templo con planta de cruz latina, a la que se adosan multitud de capillas, y rematada por una girola en la cabecera.

Echamos un vistazo a las cubiertas fabricadas a partir de bóvedas de crucería. A los pies de la nave mayor vemos sobre el reloj la figura articulada conocida como el Papamoscas, que anuncia de un campanazo las horas.

Ahora fijamos la atención en el suelo, concretamente en el coro de nogal de estilo plateresco labrado por Felipe Bigarny, quien también hizo junto con Diego de Siloé el retablo mayor, con esculturas de tamaño natural.

Rodeando el espacio de la girola vemos de nuevo la calidad de la escultura de este conjunto. Luego iremos a la Capilla del Corpus Christi, para contemplar el famoso cofre del Cid. ¡Son numerosos los detalles artísticos e históricos de la catedral de Burgos!
 

Horarios y tarifas

Tómate tu tiempo si quieres visitar esta maravilla del patrimonio cultural de Burgos. Los horarios de la catedral de Burgos son entre las 9:30 y las 19:30 horas, aunque varía según la época del año. El precio general de la entrada es de 7 euros, pero puedes consultar las tarifas especiales.
 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: