Cascos seguros para moto, ¿qué es lo que necesitan?

¿Buscas el mejor equipamiento para tu moto y quieres sentirte protegido? Te explicamos cómo deben ser los mejores cascos seguros para moto.

Cascos seguros para moto, ¿qué es lo que necesitan?
La seguridad vial es prioritaria en todos los casos

Conducir debería ser un placer, no una tensión constante. Cuando no nos sentimos seguros al volante, los trayectos por carretera se convierten casi en una agonía, con los músculos agarrotados y encima poniendo de los nervios al resto de pasajeros.

Esta sensación puede ocurrir en cualquier vehículo, no solo en un coche. Una moto, además, implica un riesgo mayor, ya que el conductor está más expuesto a posibles accidentes sin ningún armazón que lo proteja.

Con un buen equipamiento, esa intranquilidad se mitigaría. Los cascos seguros para moto deben reunir una serie de características que reduzcan la sensación de vulnerabilidad y, sobre todo, ser capaces de proteger la vida del conductor.

CASCOS SEGUROS PARA MOTO

El uso del casco homologado no era obligatorio hasta 1992. Lo que antes era una simple sugerencia, hoy es una necesidad que reduce un 30% las posibilidades de muerte en caso de accidente y un 70% las lesiones de gravedad.

Históricamente, los cascos de moto nacieron hace casi un siglo. Los primeros modelos eran de cuero y solo cubrían el cráneo, por lo que no protegían demasiado.

La evolución en el tema de la seguridad para los motoristas ha sido muy importante, y se ha producido a la par que la de los conductores de coches. En la actualidad hay muchos tipos de cascos, siendo los integrales los más seguros y recomendables.

Encontrar cascos seguros para moto no es una tarea sencilla. Hay que fijarse en sus detalles y comprobar ciertas características:

  • El casco debe estar homologado. Esto puede conocerse rápidamente si en la etiqueta aparece la letra “E”, la marca distintiva de la legislación española. Existen más tipos de homologaciones, pero esta es la única aceptada en nuestro país.
  • Con la homologación, nos aseguramos de que el modelo de casco ha superado las pruebas de resistencia mínima fijadas por la normativa. De lo contrario, nada te garantiza que el casco vaya a resistir un golpe. Además, las autoridades pueden sancionarte.
  • Los cascos integrales aseguran una mayor protección. Cubren toda la cabeza -cráneo, cara y mandíbula- y son más resistentes que los de tipo Jet. También suelen ser los más aerodinámicos al circular por carretera, ya que el aire no empuja tanto nuestra cabeza hacia atrás ni vibran demasiado a alta velocidad. Por contra, son más incómodos y calurosos para circular en ciudad.
  • Los cascos seguros para moto tienen una buena ventilación para evitar que se empañen. Las entradas de aire en la parte superior y en los laterales del casco deben ser suficientes para alcanzar este objetivo. La mayoría de cascos integrales incorporan una mascarilla que canaliza el aire que respiramos hacia el exterior.
  • La comodidad es muy importante. Prueba el casco unos minutos antes de comprarlo. Ojo con la talla, debe quedar ajustado pero no apretado. También se recomienda que sea ligero y tenga almohadillas desmontables y lavables.
  • Los cascos de fibra de carbono son los más resistentes a los golpes, pero también los más caros. Los termoplásticos son exactamente lo contrario y caducan a los cinco años. Los de fibra de vidrio podría considerarse que son la gama media.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados