Cascos de bicicleta, ¿cuándo son obligatorios?

Circular en bicicleta no está reñido con hacerlo de forma segura. Los cascos de bicicleta salvan vidas, y su uso es obligatorio en muchos casos.

Cascos de bicicleta, ¿cuándo son obligatorios?
La seguridad vial es prioritaria para cualquier conductor

Con el buen tiempo apetece salir a la calle y coger la bicicleta. De hecho, la bici es uno de los medios de transporte más utilizados en verano, ya que además permite practicar deporte mientras disfrutamos del aire libre.

Las normas de seguridad vial han ido endureciéndose poco a poco respecto a la circulación de estos vehículos. Una evolución lógica teniendo en cuenta la fragilidad de sus conductores frente a un posible accidente en la carretera.

Los cascos de bicicleta podrían salvarte la vida, y aunque su uso no es siempre obligatorio, deberías tomar nota de las situaciones en que sí lo es. Lo más importante es tu protección.

CASCOS DE BICICLETA, ¿CUÁNDO SON OBLIGATORIOS?

Si eres ciclista, ya sabrás las normas básicas de circulación para ahorrarte más de un disgusto. Existen numerosos motivos por los que puedes ser sancionado si no cumples con la normativa, como por ejemplo no respetar las señales verticales o los semáforos, invadir la acera o no llevar elementos luminosos y reflectantes.

Las multas pueden alcanzar los 500 euros según el tipo de infracción. Pero realmente el dinero es lo de menos. La prioridad es estar protegido sobre la bicicleta y garantizar la seguridad del resto, tanto conductores como peatones. Un código que debería ser recíproco para todos.

El uso de los cascos de bicicleta es una medida que tiene una regulación específica en este sentido. Al menos, siempre que se circule por vías públicas. El Reglamento General de Circulación establece las siguientes normas:

  • Todos los ciclistas menores de 16 años están obligados a llevar casco siempre, tanto en ciudad como fuera de ella.
  • Los mayores de 16 años no están obligados a utilizar casco en vías interurbanas, pero sí cuando circulan por carretera.
  • Hay tres excepciones a dichas obligaciones: en rampas ascendentes prolongadas, por razones médicas o en condiciones extremas de calor. Si es por razones médicas, el ciclista debe contar con el pertinente certificado médico oficial.
  • En situaciones en las que el uso del casco no sea obligatorio, llevarlo es una decisión personal. Pero está claro que no es una buena idea llevar la cabeza desprotegida mientras circulamos en bicicleta.
  • El casco debe estar homologado o certificado en la Unión Europea. Recuerda que los cascos se deterioran con el tiempo y pierden su eficacia.
  • La Dirección General de Tráfico fija multas de hasta 200 euros por no cumplir con dichas obligaciones.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados