Carta de autorización, ¿para qué sirve?

Una carta de autorización permite que una persona pueda ejercer ciertos derechos de otra en su nombre. Estas son sus características.

Carta de autorización, ¿para qué sirve?
Tiene un formato muy definido en el ámbito legal

Existen ciertas situaciones en las que una persona no puede hacer ejercicio de sus derechos, ya sea por una cuestión de edad o por incapacidad. Así ocurre, por ejemplo, para solicitar las ayudas de la Ley de dependencia. El futuro beneficiario, en caso de no poder actuar como solicitante del subsidio, puede autorizar a otra persona para que lo haga en su nombre. El documento que permite esta acción es la carta de autorización, que no debe confundirse con uno parecido, el poder notarial.

Sin embargo, el alcance de este escrito es limitado. Tiene un rango legal muy definido y no es apto para todos los derechos. Por lo general sirve para aquellas actividades que no pueden perjudicar los intereses económicos de la persona a la que se representa.

Te contamos cuáles son las características de este documento y cómo es su formato.

CARTA DE AUTORIZACIÓN

Estos son algunos de los motivos por los que se puede redactar una carta de autorización:

  • Para pedir subvenciones públicas en nombre de otra persona que no pueda solicitarlas por sí misma.
  • Para recoger paquetes enviados a través de una agencia de mensajería cuando la persona representada no esté en condiciones de hacerlo.
  • Los estudiantes que quieran matricularse en una universidad y vivan lejos de ella, pueden autorizar a alguien para que realice los trámites.
  • Para acceder a un concurso público cuando a la persona representada le resulte imposible entregar la documentación correspondiente.

La carta de autorización sirve para muchas otras acciones, por lo que es un recurso muy útil. Es importante revisar la legislación vigente en cada caso para comprobar si es válida.

Pero también es una herramienta delicada y debe utilizarse con cautela. Hay personas que, con ánimo de estafar o actuar con malicia, podrían emplearla en su propio beneficio. Ten en cuenta que la persona interesada cede sus derechos a otra, que tiene luz verde para realizar los trámites bajo su responsabilidad.

Una carta de autorización no sirve, en cambio, en aquellas gestiones que puedan dañar los intereses económicos del representado ni en las acciones que puedan inducir a un delito. Estos límites legales vienen determinados por su formato, que sigue una estructura muy definida:

  • Lugar y fecha en que se escribe la carta.
  • Identidad de la persona representada y del representante.
  • Cuerpo de la carta donde se especifican las acciones que se autorizan.
  • Firma escrita a mano.

Para que el escrito tenga validez legal debe incluir los documentos de identidad de todos los involucrados. Aquí te dejamos un ejemplo de carta de autorización por si lo necesitas.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados