Callos en los pies, causas y soluciones

Los callos en los pies suelen producirse debido al uso de un calzado incorrecto. Te contamos cómo puedes eliminarlos y evitar su molesta aparición.

Callos en los pies, causas y soluciones
Los callos pueden llegar a ser muy dolorosos

La medicina ha demostrado que es posible conocer el estado de salud de una persona a través de sus pies. Esta parte del cuerpo es un fiel reflejo del funcionamiento de nuestros órganos, y ciertos detalles pueden ayudarnos a identificar enfermedades y prevenirlas. Por ejemplo, los juanetes suelen indicar que la persona padece algún problema de cervicales.

No te asustes, porque los callos en los pies no son síntoma de un problema grave de salud. Eso sí, pueden llegar a ser muy dolorosos. Por eso se recomienda eliminarlos cuanto antes, para lo que existen varias soluciones que te diremos en este artículo.

CALLOS EN LOS PIES


¿QUÉ SON?

Los callos en los pies son una capa de piel gruesa, dura y de color amarillento que aparece en zonas localizadas, como la parte superior de los dedos. Presentan una forma cónica y diferentes grados de dolor.

Aunque se parezcan entre sí, guardan ciertas diferencias con otros problemas podales como las callosidades, que suelen ser menos dolorosas y aparecer en la planta del pie.

¿POR QUÉ SE PRODUCEN?

Los callos en los pies se originan por varias causas:

  • El uso de un calzado inadecuado: es el motivo más frecuente. El roce prolongado de una determinada zona de los pies con el calzado provoca su aparición. Así ocurre cuando se utilizan zapatos de tacón alto o de un número inferior al que corresponde. Debido a la fricción, la piel protege la zona afectada con una serie de capas extra, más gruesas y duras.
  • Por no utilizar calcetines al practicar deporte.
  • Por una deformación en los huesos.
  • Al caminar de forma inadecuada durante bastante tiempo.


CÓMO ELIMINAR LOS CALLOS EN LOS PIES


1. PIEDRA PÓMEZ

Las propiedades de esta piedra permiten que se pueda usar en múltiples tratamientos cosméticos. Primero tienes que limpiar con jabón la zona del pie que quieras tratar y después rascar suavemente el callo hasta eliminarlo por completo. Efectividad total.

2. ZUMO DE ORTIGAS

Lava bien los tallos y las flores de las ortigas y pásalos por la licuadora. Aplica el jugo resultante sobre los callos varias veces al día y en poco tiempo desaparecerán. Puedes emplear el mismo método utilizando una infusión de ortigas, pero en ambos casos obtendrás los mejores resultados si, tras aplicar el remedio, cubres el pie con una gasa limpia durante 30-45 minutos.

3. CEBOLLA

Sus propiedades curativas y cicatrizantes son perfectas para eliminar callos. Corta media cebolla y frótala por la zona afectada, que después deberás cubrir con una gasa. Si lo haces varias noches antes de acostarte, en pocos días te levantarás con los pies como nuevos.

4. JUGO DE LIMÓN

El ácido cítrico del limón tiene un poder parecido al de la cebolla para estos casos. Bastará con colocar una rodaja de limón sobre el callo, cubrirlo y en 24 horas surtirá efecto: la piel se habrá reblandecido.

5. BICARBONATO DE SODIO

Si mezclas dos cucharadas de este ingrediente con un poco de agua, habrás creado un exfoliante casero estupendo. Para que funcione, la mezcla resultante debe ser bastante espesa y la aplicarás realizando movimientos circulares durante varios minutos. Después lava la zona con agua tibia y, si el callo aún no ha desaparecido por completo, rasca un poco con la piedra pómez.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados