¿Calentador de gas o caldera eléctrica? ¿Cuál conviene más?

¿Estás indeciso entre un calentador a gas o una caldera eléctrica? Aquí te ayudamos a elegir cual es el que más se adapta a lo que quieres y necesitas.

¿Calentador de gas o caldera eléctrica? ¿Cuál conviene más?
Hay diferencias entre ambos y debes conocerlas para elegir mejor

Cuando se habla de la calefacción, es común tener dudas entre el calentador a gas o la caldera eléctrica. Ambas son opciones válidas y que dependiendo de tus gustos o necesidades pueden ser más o menos convenientes.

Es una compra importante y que te conllevará un gasto significativo, así que deberías saber bien cuál es el mejor para ti. Aunque no podemos escoger por ti, si queremos ayudarte en esta decisión.

A diferencia de otros, no nos vamos a centrar en el funcionamiento de cada calentador, ya que conocer el sistema no suele ser demasiado importante a la hora de comprar. Lo que si queremos exponerte son las ventajas y desventajas de cada uno, ya que eso si te interesará a la hora de tomar la decisión.

Calentador a gas


Ventajas

  • Una de las principales ventajas del calentador a gas es que el caudal de agua caliente es ilimitado.
  • Como el gas es más económico que la electricidad, ahorrarás en tus facturas mensuales.


Desventajas

  • Aunque el agua caliente dura mucho más, es necesario que esperes unos segundos para que el agua se caliente.
  • Por otra parte, el agua no se calienta cuando el caudal es muy pequeño.
  • Requiere una instalación hecha por un especialista, que cuesta dinero.
  • Si no cuentas con gas natural, debes cambiar la bombona cada cierto tiempo.
  • Si una persona abre otro grifo en la casa, la temperatura cambia.


Caldera eléctrica


Ventajas

  • A diferencia del calentador a gas, la caldera eléctrica te proporciona agua caliente inmediatamente. Además, no es necesario un gran caudal para que la tengas.
  • No requiere una instalación especializada o costosa.
  • La temperatura es más constante.


Desventajas

  • La electricidad es más cara.
  • La mayoría de las opciones ocupa mucho espacio.
  • Aunque tienes agua caliente apenas abres el grifo, esta sólo dura por un tiempo. Cuando se enfría, debes esperar a que se vuelva a calentar.


Conclusiones

Como ya te dijimos, no podemos decidir por ti, ya que no sabemos exactamente cuáles son tus necesidades y tus gustos. Lo que si podemos hacer es dar algunas recomendaciones dependiendo de tu perfil de consumidor.

Si te gusta darte baños largos o gastas mucha agua, el calentador a gas es la mejor opción para ti, ya que el calor es ilimitado (si tienes gas natural) y el costo en la factura no es tan elevado. No es por casualidad que la mayoría elige esta opción.

En cambio, si vives sólo o tienes una familia pequeña y no consumen agua por períodos demasiado largos, puede que te venga mejor la otra opción.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados