Boletus comestibles: ¿Sabes cuáles lo son?

Adéntrate en el mundo de la micología y descubre cómo diferenciar los boletus comestibles de los no comestibles gracias a la guía que te presentamos en nuestro artículo de hoy.

Boletus comestibles: ¿Sabes cuáles lo son?
Guía micológica para diferenciar los boletus comestibles de los que no lo son



Ahora que llegan las lluvias es temporada de que los montes se llenen de setas y hongos, uno de los productos estrella del otoño. Existen una gran variedad de setas y hongos pero no todos son comestibles, algunos de ellos incuso llegan a ser tóxicos para el consumo humano.

Uno de los hongos más apreciados en la gastronomía son los boletus, pero como en todas las especies existen boletus comestibles y no comestibles. ¿Sabes cuáles son?

Los boletus comestibles más comunes y exquisitos son: el boletus edulis, el boletus aereus y el boletus pinophilus. También existen otros tipos de boletus comestibles que no son ni tan comunes ni tan ricas. Por otra parte, hay que señalar aquellos boletus que son tóxicos, como el boletus satanas y el boletus rhodoxanthus.

Descubre cómo distinguir los boletus comestibles de los no comestibles gracias a la pequeña guía micológica sobre boletus que te presentamos a continuación.

Recuerda que es importante que siempre cuentes con la ayuda de un experto para evitar posibles perjuicios. Ante la duda, mejor dejar el hongo donde estaba y seguir adelante. 
 


Boletus comestibles vs boletus no comestibles


 

Boletus excelentemente comestibles

  • Boletus aereus: Se trata de uno de los hongos de esta especie más conocidos y apreciados junto con los boletus edulis y pinophilus.

    Los tres son bastante similares, por lo que no hay problema si se confunden, ya que todos ellos son excelentes para el consumo. Lo que diferencia al boletus aereus de estos otros dos hongos es el color de su sombrero, que en este caso es más oscuro llegando a ser casi negro.

  • Boletus edulis: Este es el boletus que más fama y acogida tiene como excelente comestible. Se caracteriza por poseer una carne blanca y un sombrero viscoso de color pardo u ocre. Los poros de su himenio son de color crema tirando tonos amarillos y verdosos.

  • Boletus pinophilus: A diferencia que los dos tipos de boletus anteriores, el color del sombrero del boletus pinophilus es más pardo llegando a obtener tonos rojizos. Sin embargo, este hongo también es muy apreciado como excelente comestible.

    El boletus pinophilus suele darse en las áreas más occidentales de la península como Extremadura y la parte suroccidental de Castilla y León.


Una de las ventajas de estos tipos de boletus es que son los más comunes y exquisitos, por lo que las confusiones con otros tipos de boletus de peor calidad o no comestibles se dan rara vez.

De todos modos, siempre que dudes sobre un hongo y no cuentes con la ayuda de un experto, déjalo donde estaba y así evitarás posibles problemas.
 


Boletus no comestibles

  • Boletus fragans: Tiene un sabor ácido por lo que no es nada agradable para su consumo.

  • Boletus calopus: No es comestible, ya que posee un sabor amargo bastante desagradable.

  • Boletus pulverulentus: No aporta nada, ya que es totalmente insípido e inodoro.

  • Boletus luridus: sabe y huele a poco, por lo que no aporta prácticamente nada.

 


Boletus tóxicos

  • Boletus satanas: Es venenoso y por suerte bastante diferente a los tres primeros tipos de boletus. Su sobrero es de color blanco sucio con pie de color rojo en su parte central y amarillo en la superior.

    Al corte se vuelve ligeramente azulado y además huele mal.

  • Boletus rhodoxanthus: Se trata de uno de los hongos tóxicos más comunes en España. Se puede identificar fácilmente, ya que cuenta con un pie amarillo recubierto por una retícula de color rojo muy característica.

 

Los poros en un inicio son amarillos volviéndose rojos como la retícula con el paso del tiempo. Además, al ser cortada se vuelve de color azulado.



También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados