Bienes gananciales de un matrimonio, ¿qué son?

Los bienes gananciales son los adquiridos por la pareja durante el matrimonio y pertenecen a ambos cónyuges a partes iguales.

Bienes gananciales de un matrimonio, ¿qué son?
En caso de divorcio deben ser repartidos de forma equitativa

Cuando nos casamos solemos elegir entre el régimen económico de separación de bienes o bienes gananciales. Del primero ya os hablábamos de forma extensa en este artículo anterior. Hoy nos centraremos en los bienes gananciales, su definición y características principales.

Lo primero que hay que explicar es que se denominan gananciales a todos los bienes adquiridos por los cónyuges durante el matrimonio excepto los recibidos a título gratuito, es decir, por herencia, donación o legado.

No importa quién los haya comprado u obtenido, los bienes gananciales pertenecen a ambos cónyuges a partes iguales. Por tanto, en caso de divorcio, deben ser repartidos de forma equitativa.

Si uno de los dos cónyuges fallece también es obligatorio liquidar la sociedad de gananciales. Una parte le corresponde al viudo o viuda y otra a los herederos del fallecido.
 

Los bienes gananciales según el Código Civil

Para saber exactamente qué bienes pueden ser considerados como gananciales hay que acudir al artículo 1.347 del Código Civil. Del este texto se desprende que bienes gananciales son los siguientes:

  • Los bienes que sean obtenidos a través del trabajo o la empresa de cualquiera de los cónyuges.
  • Los intereses o frutos que produzcan esos bienes gananciales y los bienes privativos.
  • Los bienes comprados o adquiridos a título oneroso con el patrimonio común.
  • Los bienes de carácter ganancial adquiridos por derecho de retracto, aunque fueran adquiridos con fondos privativos.
  • Las empresas o negocios fundados durante el matrimonio por cualquiera de los cónyuges a expensas de los bienes comunes.

Por su parte, el artículo 1.350 dispone como gananciales “las cabezas de ganado que al disolverse la sociedad excedan del número aportado por cada uno de los cónyuges con carácter privativo”.

También el artículo 1.351 deja claro que “las ganancias obtenidas por cualquiera de los cónyuges en el juego o las procedentes de otras causas que eximan de la restitución pertenecerán a la sociedad de gananciales”.

Excepciones de los bienes gananciales

Del mismo, modo, según cita textual del artículo 1.348 del Código Civil, “siempre que pertenezca privativamente a uno de los cónyuges una cantidad o crédito pagadero en cierto número de años, no serán gananciales las sumas que se cobren en los plazos vencidos durante el matrimonio, sino que se estimarán capital de uno u otro cónyuge, según a quien pertenezca el crédito”.

En cuanto al derecho de usufructo y pensión, el artículo 1.349 del Código Civil establece lo siguiente: “El derecho de usufructo o de pensión, perteneciente a uno de los cónyuges, formará parte de sus bienes propios; pero los frutos, pensiones o intereses devengados durante el matrimonio serán gananciales”.

 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: