¿Conoces los beneficios de la sauna?

Entre los beneficios de la sauna destacan la eliminación de toxinas, la mejora de la respiración y la disminución de los niveles de estrés.

¿Conoces los beneficios de la sauna?
No se recomiendan más de dos sesiones al día un máximo de 3 veces por semana

Probablemente alguna vez hayas entrado en una sauna y te hayas agobiado, incluso hayas pensado que allí dentro era imposible respirar. Pero lo cierto es que los beneficios de la sauna son innegables.

Si vamos al gimnasio bastará con una pequeña dosis de apenas 10 minutos para complementar nuestra sesión ya que nos ayudará a mejorar la respiración mientras nos relajamos. Al salir gran parte del estrés acumulado habrá desaparecido.

 

Los beneficios de la sauna para cuerpo y mente

Las sesiones de sauna suelen durar 20 minutos divididos en dos tramos de 10 minutos. Tras ese tiempo habremos conseguido un montón de beneficios:

  • Eliminaremos toxinas, alcohol, nicotina y sodio.
  • Aumentaremos nuestras defensas.
  • Incluso hay quien asegura que conseguiremos matar virus y células potencialmente cancerígenas.
  • Respiraremos mejor. Por eso se recomienda a personas con enfermedades respiratorias.
  • Si tenemos dolor en las articulaciones, este disminuirá.
  • Liberaremos endorfinas, lo que hará que nuestro nivel de estrés disminuya y consigamos dormir mejor. Como consecuencia, al día siguiente nos levantaremos descansados y relajados.


Beneficios de la sauna: Consejos

Pero para maximizar los beneficios de la sauna lo mejor es hacer caso a los finlandeses y establecer una rutina, que pasa por los siguientes consejos:

  • Limitar su uso a no más de dos sesiones al día durante como máximo tres días a la semana. De lo contrario, podría bajarnos la tensión, por no hablar de la deshidratación.

 

  • Si antes de entrar en la sauna hemos hecho ejercicio es recomendable darse una ducha con agua templada.

 

  • En el banco de abajo hay más oxígeno que en el de arriba, así que si nos sentamos ahí respiraremos mejor.

 

  • En las saunas suele haber un reloj de arena. Cuando entremos tenemos que darle la vuelta y esperaremos hasta que pase el tiempo (entre 10 y 15 minutos). Entonces salimos.

 

  • Al salir de la sauna se recomienda caminar despacio y darse una ducha con agua fría (solo agua).

 

  • Tras esa ducha volvemos a entrar en la sauna y nos relajaremos durante otros 10 minutos. En esta ocasión notaremos que la sauna ya no estará tan caliente.

 

  • Al salir de la segunda sesión volvemos a ducharnos. Podemos elegir entre agua fría o templada y ya podemos usar gel. Si este es exfoliante mucho mejor, pues así ayudará a eliminar las células muertas.

 

  • Al finalizar la sesión o sesiones de sauna hay que reponer líquidos con agua, un zumo natural o una bebida isotónica.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: