Cómo hacer bechamel con la receta más tradicional

Descubre cómo hacer la bechamel con la receta más tradicional y fácil de esta salsa blanca que tan bien le va a infinidad de platos de nuestra gastronomía.

Cómo hacer bechamel con la receta más tradicional
Para prepararlo sólo necesitarás un poco de harina, mantequilla, leche, nuez moscada, pimienta y sal

En estos días en los que intentamos sustituir la deliciosa bechamel tradicional, con su particular sabor, con su deje a nuez moscada, con su textura propia… por otros sustitutos para que las recetas sean light, o para que se adecuen mejor a otras dietas, corremos el peligro de olvidarnos del verdadero sabor de esta salsa tan típica de la cocina italiana y también de la francesa, que consigue dar ese toque único a recetas muy diferentes.

Y es que, hacer bechamel con calabacines, sin harina, para preparar una lasaña con menos calorías está bien. O hacer bechamel vegana, sustituyendo la leche de vaca por alguna bebida vegetal, como la de soja, también da muchas posibilidades, pero claro, no son lo mismo. Por eso hoy vamos a centrarnos en cómo hacer bechamel recuperando su receta más tradicional.

Cómo hacer la bechamel más tradicional y fácil


Ingredientes:

  • 4 cucharadas de mantequilla
  • 3 cucharadas de harina (tamizada)
  • 720 ml de leche
  • 1 cucharadita de sal
  • Pimienta negra molida
  • ½ cucharadita de nuez moscada rallada


Preparación

Cómo hacer bechamel es realmente sencillo siguiendo esta receta que proponen en bechamel.com, web en la que podréis descubrir esta salsa blanca en mil variantes, como la bechamel con queso, por ejemplo. Igualmente, también proponen una receta ultra sencilla con Thermomix. Pero como decíamos, en este artículo nos vamos a centrar cómo hacer bechamel de la forma tradicional y fácil.

El primer paso es derretir la mantequilla en una cacerola a fuego medio. A continuación, se añade la harina tamizada. Y, con un batidor manual iremos removiendo para hacer desaparecer todos los grumos, durante unos cinco minutos, tiempo en el que la mezcla irá adquiriendo un color marrón claro.

Este color se irá volviendo más claro cuando añadamos la leche caliente poco a poco. Y seguiremos batiendo para que la masa espese, y la llevaremos a ebullición, para que se cueza durante unos ocho minutos (hasta que espese), sin dejar de remover.

Una vez que ya ha espesado, la retiramos del fuego para añadirle el resto de los ingredientes: sal, pimienta (al gusto) y nuez moscada.

Y ya estaría lista la salsa bechamel. En total, nos habrá llevado unos 25 minutos. Si la salsa no se va a emplear de inmediato, se recomienda cubrirla con una tapa o papel de aluminio. También se puede congelar.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados