Base imponible y base liquidable, ¿cuál es la diferencia?

Base imponible y base liquidable, términos similares pero diferentes pues el primero es una suma de rendimientos y el segundo deducciones de estos.

Base imponible y base liquidable, ¿cuál es la diferencia?
La cuantía sobre la que gira el impuesto es la de la base liquidable

Más de un contribuyente ha proclamado muy gallito ante sus amistades que no necesita los servicios de un asesor para hacer la declaración de la renta, y luego, con los papeles delante, no ha sabido ni por dónde empezar. Algo de contar con los dedos y poco más. Si se trata ya de saber la diferencia entre base imponible y base liquidable, mejor ni hablamos.

Y es que son términos que para todo cuñado que se precie no tienen ningún secreto, pero para el resto de mortales resultan similares, cuando no iguales… Pero no, no lo son. La base imponible es calculada con la suma de los rendimientos obtenidos por el contribuyente en el periodo impositivo. La base liquidable en cambio se calcula aplicando una serie de deducciones previstas por ley sobre la base imponible.
 

Características de la base imponible y base liquidable

 

Base imponible

Es calculada mediante la suma de todos rendimientos obtenidos por el contribuyente a lo largo del periodo impositivo. Existe una parte general, donde se incluyen los rendimientos de trabajo, los de capital, imputaciones de rentas y pérdidas y ganancias patrimoniales generadas durante el periodo impositivo.

También hay una parte especial formada por aquellas ganancias o pérdidas patrimoniales las cuales han sido generadas en un plazo superior a un año. Cuando esto ocurre, las pérdidas son compensadas con las ganancias. Si el resultado sale negativo, este será compensado con las ganancias a más de un año de ejercicios precedentes.
 

Base liquidable

La cantidad sobre la que gira el impuesto de la renta es la de la base liquidable. Esta se obtiene aplicando una serie de deducciones establecidas en el artículo  50 de la Ley 35/2006 de 28 de noviembre del IRPF y sobre la cual se aplica finalmente el tipo impositivo.

Las reducciones de la base liquidable general son las anualidades por alimentos satisfechas por vía judicial, salvo aquellas fijadas en favor de los hijos; las pensiones compensatorias a favor del cónyuge resueltas por decisión judicial; aportaciones a planes de pensiones hechas por los partícipes o promotores en concepto de rendimientos del trabajo; importes abonados a Mutualidades de Previsión Social por trabajadores por cuenta ajena o socios trabajadores y los importes pagados a mutualidades de Previsión Social empresarios individuales o profesionales integrados en alguno de los regímenes de la Seguridad Social siempre que sigan ciertos requisitos.

La base liquidable especial la constituye la parte general de la base imponible. Tras realizarse el cálculo se le aplica el tipo impositivo correspondiente del IRPF para obtener así la cuota íntegra.

Estas son las diferencias entre base imponible y base liquidable, no obstante, a esta cuota íntegra se le aplicarán una serie de deducciones y bonificaciones que generarán la cuota líquida la cual, tras aplicarle las retenciones que le corresponden da lugar al importe final de la declaración.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados