Bares en alquiler: todas las ventajas y desventajas

Si estás pensando en abrir un bar pero no sabes si comprar o alquilar el local para tu negocio, hoy te contamos algunas de las ventajas e desventajas de los bares en alquiler.

Bares en alquiler: todas las ventajas y desventajas
Alquilar puede permitirte reducir tu inversión inicial y ofrecerte una mayor flexibilidad

Son muchos los emprendedores que optan por abrir bares en alquiler para comenzar su actividad empresarial en el sector de la hostelería, un sector que tras la crisis ha vuelto a alzarse con fuerza.

Si tú también te estás planteando abrir tu propio negocio, estarás considerando la posibilidad de comprar o alquilar el local para llevarlo a cabo. En este sentido, es importante tener en cuenta que esta decisión influirá notablemente en tu inversión inicial.

Para ayudarte a aclarar tus ideas a continuación te contamos cuáles son las ventajas e inconvenientes a la hora de elegir abrir bares en alquiler.
 

Ventajas de abrir un bar en alquiler


Flexibilidad

Está claro que si optas por la opción de bares en alquiler tendrás más flexibilidad, ya que si las cosas no funcionan como esperabas será más fácil acabar con el contrato de alquiler.

En el caso que no estés contento con la localización o quieras algo más económico, también podrás moverte a otro local los problemas o compromisos que te supondrían haber comprado el establecimiento.

Además, también tienes que tener en cuenta que la presión será bastante más leve si optas por el alquiler, puesto que si el bar no funciona será más fácil buscar otras alternativas.



Inversión inicial menor

Al tratarse de un alquiler tanto la inversión inicial de tu negocio como los riesgos de la misma se reducen drásticamente. Comprar supondría un desembolso inicial bastante grande e incluso tendrías que optar por algún tipo de financiación, como sería el caso de una hipoteca.

En cambio, si decides optar por alquilar el bar posiblemente tan solo deberás hacer frente a la fianza acordada con el arrendador y al mes por anticipado.



Menos responsabilidades

Otra de las ventajas es que te quitas de encima ciertas obligaciones y tareas, ya que comprar el establecimiento implicaría mayores responsabilidades, por ejemplo, tendrías que hacerte cargo de todo el mantenimiento y de la seguridad del local.

En el caso del alquiler suele ser el propietario el responsable por todos esos aspectos.
 


Inconvenientes


Abrir un bar en alquiler también tiene sus inconvenientes, ya que para empezar si tienes que hacer obras para adecuar el local, la inversión inicial se incrementará notablemente.

Además si por alguna razón el negocio no prosperará, esta inversión no tendría ningún retorno, y la perderías en el mismo momento en el que abandonarás el local.

Por eso es muy importante que a la hora de ponerte a buscar establecimientos o locales, tengas muy claro qué tipo de bar quieres abrir, así como los metros cuadrados y el espacio que necesitas. 

Otro factor a tener en cuenta es que, a diferente de una compra, el alquiler no te permitirá incrementar tus activos, puesto que estarás pagando mensualmente por un activo que no es de tu propiedad.

Recuerda que lo mejor es evaluar bien tus necesidades y posibilidades para que tu negocio prospere. Si al final decides abrir un bar en alquiler es importante que leas y entiendas bien el contrato antes de firmar, y ten en cuenta de que para que el negocio sea rentable el alquiler no debería superar el 10% de tu facturación mensual.
 
También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados