Balance de situación, ¿qué es?

Balance de situación, la mejor radiografía de la situación económica de la empresa en un momento concreto, donde se ven los activos y los pasivos.

Balance de situación, ¿qué es?
El balance de situación ayuda a tomar decisiones de futuro

Las empresas necesitan saber siempre en qué situación económica se encuentran. Pueden hacerlo anualmente o bien también es posible que el director necesite un informe inmediato sobre estado económico de la empresa, por lo que el balance de situación es la opción a mostrarle.

Es una especie de fotografía donde se plasma, justo en el periodo contable en el que se elabora, la realidad económica de la empresa, es decir, tanto sus activos como sus pasivos y patrimonio neto. Como fórmula obligatoria está la de que el activo siempre tiene coincidir con la suma del pasivo y el patrimonio neto. Si no coincide es que se ha hecho alguna cosa mal.

Activo = pasivo + patrimonio neto



Esto es así porque el dinero existente siempre tiene que estar justificado. Si se produce una adquisición en préstamos (que sería pasivo) tienen que estar invertidos en algo (que sería activo). Así como que el dinero invertido (activo) debe de proceder de alguna parte (pasivo).

El balance de situación constituye uno de los pilares fundamentales para indicar la situación financiera de cualquier empresa. Pero hay que tener muy claro que se trata de un momento concreto y efímero. Si se hace un balance de situación a fecha 12 de marzo, al día siguiente, con la primera compra o venta realizada, el balance de situación cambia completamente.

Lo más importante del balance de situación es que constituye la base para realizar decisiones de futuro. El tener claro cuál es el estado económico de la empresa significa la mejor orientación para conocer los recursos de que se disponen y cómo poder invertirlos mejor.
 

Configuración del balance de situación

El balance de situación se divide en:
Activos
Están formados por todos aquellos bienes y derechos que posee la empresa. A su vez los activos están divididos en inmovilizados (como son las inversiones a largo plazo), realizables, existencias y disponibles.
Pasivos
Los constituyen los fondos propios, los cuales pueden ser exigibles a largo plazo o bien exigibles a corto plazo. Como ocurre con los activos, cada partida de las comentadas lleva incluidas subpartidas que variarán en función del tipo de sociedad, el tamaño de la compañía o el régimen de contabilidad.
 

Importancia del balance de situación

La comparación del balance de situación actual con los realizados meses o años atrás permite analizar la evolución de la estructura patrimonial de la empresa. Es bueno actualizarlo cada año.

Al hacer el balance de situación se puede hacer una valoración de la riqueza de la empresa; evaluar las inversiones realizadas y niveles de endeudamiento; saber cuál es el patrimonio acumulado; establecer las necesidades de capital de trabajo, como puede ser el coste de la renta, la luz o el dinero necesario para abonar los salarios.

El balance de situación sirve para conocer la liquidez de los activos, la posibilidad de que sean convertibles en dinero a corto plazo, menos de un año. También es una manera de saber la calidad de los pasivos, comprobando la fecha de vencimiento de obligaciones y deudas, que pueden ser a corto y largo plazo.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados