Baja por depresión: ¿cómo funciona en España?

¿Sabias que es posible solicitar la baja por depresión? Te contamos cuáles son los requisitos y cómo funciona esta baja laboral en España.

Baja por depresión: ¿cómo funciona en España?
Conoce tus derechos como trabajador

Del mismo modo, que existen bajas médicas por enfermedades físicas, el trabajador tiene derecho a solicitar una baja por motivos psicológicos, como es el caso de la baja por depresión.

La depresión es una enfermedad que causa una sensación permanente de tristeza, abatimiento y falta de ánimo. En el ámbito laboral, la depresión puede tener graves consecuencias que impidan al trabajador desarrollar sus funciones profesionales. Además, puede ser una de las principales causas de la pérdida de productividad, de los accidentes laborales y del absentismo laboral.

De este modo, si un trabajador es diagnosticado con depresión, tiene derecho a pedir la baja para recuperar su salud, del mismo modo que puede hacerlo para cualquier otra enfermedad.

Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión afecta a más del 5% de la población española, una cifra que no podemos tomar a la ligera, a pesar de que algunas enfermedades psicológicas, como la depresión, se han banalizado y muchas veces no son tenidas en cuenta a la hora de pensar en la recuperación de la salud.

Este es uno de los motivos por el que frecuentemente pueden surgir dudas sobre la baja por depresión, pero para ayudar a esclarecerlas a continuación te explicamos más detalladamente cómo se tramita esta baja y cuáles son las condiciones laborales del trabajador.

 

Cómo funciona la baja por depresión

 

Requisitos para solicitar la baja por depresión

La depresión debe ser diagnosticada por un médico y, dependiendo del origen de la misma, recibirá un tratamiento laboral u otro.

Si el origen es una situación de la vida privada del trabajador, la baja la podrá dar un médico de la Seguridad Social, y tendrá el mismo tratamiento que una baja por contingencias comunes.

Pero en caso de que la depresión tenga su origen en el ámbito laboral, la baja deberá darla el médico de la mutua, y tendrá el mismo tratamiento que una baja por contingencias profesionales. Son consideradas causas laboral el mobbing, el acoso o la mala relación con jefes o compañeros, etc.

 

Duración máxima de la baja

La duración de una baja por depresión depende de cada situación, ya que puede ser corta o prolongarse entre 12 y 18 meses.

Hay que tener en cuenta que una baja laboral es lo que se domina una Incapacidad Temporal y tiene duración máxima de 365 días. Sin embargo, en circunstancias excepcionales se puede alargar 180 días más si se prevé una recuperación durante este tiempo.

Al finalizar la prórroga, el trabajador será dado de alta o, en caso de no se haya recuperado, citado en un Tribunal Médico para estudiar la posibilidad de pasar a una situación de Incapacidad Permanente.

 

¿Cuánto se puede cobrar?

En caso de que la baja sea por contingencias comunes, el trabajador no empezará a cobrar hasta el cuarto día, es decir, que los primeros tres días no recibirá nada. Del cuarto día hasta el día veinte, el trabajador deberá cobrar el 60% de la base reguladora, y a partir del día veintiuno el 75%.

Si por el contrario la baja es por contingencias profesionales, el trabajador cobrará el 75% de la base reguladora desde el día siguiente a la baja.

 

¿Se puede viajar estando de baja por depresión?

Esta es una cuestión que conviene esclarecer ya que normalmente las bajas laborales no son compatibles con viajar, debido a que un viaje puede afectar negativamente en la recuperación del trabajador.

Sin embargo, en el caso de la baja por depresión, al tratarse de una enfermedad psicológica, viajar puede resultar beneficioso para la recuperación. Así que si el trabajador quiere viajar, lo único que tiene que hacer es acudir al médico que esté llevando su baja para que este lo autorice a través de un informe oficial.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados