Baja de autónomos por vacaciones, ¿es recomendable?

Baja de autónomos por vacaciones, un recurso para reducir gastos de los trabajadores por cuenta propia que afecta a ciertas bonificaciones o la pensión.

Baja de autónomos por vacaciones, ¿es recomendable?
No cotiza estos meses repercute en la pensión de jubilación

Trabajar por cuenta propia es un alivio a la hora de no soportar a ningún jefe, pero también una constante angustia por carecer de una remuneración fija del esfuerzo realizado. Son muchos los que se preguntan si recomendable lo de tomarse la baja de autónomos por vacaciones.

Y es que hay meses buenos y malos económicamente, pero también la necesidad de descansar unos cuantos días, incluso un mes, para volver de nuevo a la batalla con las pilas cargadas.

Normalmente la actividad laboral baja durante el periodo estival, salvo que el negocio esté relacionado con todo o parte del mismo, y algunos de estos trabajadores deciden descansar, dándose además de baja en autónomo por vacaciones para reducir gastos.
 

Consecuencias de la baja de autónomos por vacaciones

Cierto es que la reducción de ingresos mensuales en este periodo hace más difícil pagar la cuota de autónomos y sirve de incentivo entonces darse de baja en la misma durante el tiempo en el que se está de vacaciones.

Sin embargo, la baja de autónomos por vacaciones lleva aparejada la pérdida de ciertas bonificaciones en las que es necesario haber cotizado durante un determinado periodo de tiempo continuado.

Este caso sería por ejemplo el de la prestación por cese de la actividad, en la que hay que haber cotizado como mínimo doces meses seguidos antes de hacer su solicitud.

También puede suceder que no lleguen a materializarse los derechos adquiridos debido a que no se ha cotizado lo suficiente. Ocurriría con la enfermedad común, para la que hay que haber cotizado a la Seguridad Social por lo menos 180 días dentro de los 5 años previos a la solicitud si se quiere cobrar el subsidio.

Otro de los perjuicios que lleva la baja de autónomos por vacaciones es lo relativo a la pensión de jubilación. Cada mes que no se cotice retardará la edad a la que jubilarse. A partir del 2027 deberán haberse cotizado 38 años y medio para tener la pensión de jubilación completa.
 

Ejemplo de baja de autónomo por vacaciones

Por ejemplo, si un autónomo lleva cotizando desde los 28 años ininterrumpidamente y quiere jubilarse a los 67 no podrá darse de baja de autónomos por vacaciones durante un mes cada año porque si no perdería en total unos tres años.

Dicho todo esto, tampoco es una locura que de manera puntal un trabajador autónomo se dé de baja en el RETA y no cotice por cese de actividad, siempre que se tenga claro que los derechos que se puedan perder son compensables con los beneficios de un descanso necesario.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados