¿Puedo darme de baja de autónomo temporalmente?

El trabajador por cuenta propia puede verse en la necesidad de darse de baja de autónomo temporalmente por diversas razones, sobre todo económicas.

¿Puedo darme de baja de autónomo temporalmente?
No hay que darse de alta en la SS si los ingresos no superan el SMI

La vida laboral del trabajador por cuenta propia es dura. La estabilidad de su clientela no es algo permanente y a poco que se descuide un poco puede verla mermada o incluso perdida. Muchos disfrutan de generosos ingresos mientras sopla el viento a favor pero, como todo en la vida, termina antes o después y entonces llegan tiempos de calma chicha en los que no se produce ninguna venta o prestación de servicios.
El problema es que hay que seguir pagando la cuota de la Seguridad Social, aunque disminuyan los ingresos. Darse de baja de autónomo de manera temporal es la opción más barajada por los trabajadores por cuenta propia para intentar hacer frente a esta situación.

 

Posibilidad y consecuencias de darse de baja de autónomo

 

Un trabajador puede darse de alta o de baja en la Seguridad Social todas las veces que quiera, ya que no hay ninguna norma que lo impida. Lo único es que diferenciará a unos u otros trabajadores que hagan esto es si han tenidos actividad laboral, es decir ingresos, mientras han estado dados de alta o no.
Se considera trabajo por cuenta propia para la Seguridad Social aquel que es realizado por una persona de manera habitual al ejercer una actividad de carácter lucrativo. Puede ser tanto una venta de productos como prestación de servicios.
Sin embargo la jurisprudencia establece el Salario Mínimo Interprofesional como el umbral a partir del cual tiene que estar dado de alta en la Seguridad Social por desarrollar esta actividad. En 2017 el SMI es de 9.906,40 €.
Es decir, que si un trabajador por cuenta propia no genera este mínimo no tiene obligatoriamente que estar dado de alta en la Seguridad Social. Y si está dado, podrá darse de baja de autónomo, también temporalmente, bien porque no tiene actividad, tiene vacaciones o bien quiere tener más liquidez.
La consecuencia más importante al darse de baja de autónomo es lógicamente que deja de cotizar a la Seguridad Social. Entonces no sólo se interrumpe el aporte de dinero para la futura jubilación, sino que afecta a las bajas médicas.
Si el trabajador por cuenta propia que se ha dado de baja de autónomo temporalmente tiene una enfermedad común, tiene que haber hecho aportaciones a la Seguridad Social al menos 180 días en los 5 años previos a la solicitud para poder así cobrar el subsidio por incapacidad temporal. Si cesa la actividad tiene que haber cotizado continuamente como mínimo los 12 meses anteriores a la solicitud.
Esta interrupción del pago de la cuota debido a la baja de autónomo temporal  hace perder las bonificaciones en la cuota de la Seguridad Social, aunque en las de la tarifa plana mantiene excepciones. 

 

También te puede interesar:

 

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados