Ayuda al ambiente y a tu cartera, ¡Ahorra agua!

Ahorra agua y ayuda al ambiente. Las opciones que te mostramos, a continuación, no solo te harán más consciente, como te sobrará más a fin de mes.

Ayuda al ambiente y a tu cartera, ¡Ahorra agua!
Consejos e ideas útiles para gastar y pagar menos

Hoy nos dedicamos al conocidísimo tema del ahorro de servicios básicos, en este caso, el agua. Sabemos que existen demasiados artículos, páginas, programas televisivos, entre otras cosas, que tratan de este asunto, pero es algo tan necesario que también decidimos darle importancia.


¿Por qué ahorrar agua?


No solo por tu bienestar económico, sino también por nuestro bienestar general. Cada opción que tomas, te afecta a ti y, de forma directa e indirecta, a todos los que te rodean. 

Como bien no renovable, y aunque la mayor parte del planeta sea compuesto por agua, la existente para consumo es una cantidad reducida. Por esta razón, se torna un caso de extrema importancia ahorrar agua para asegurar la sobrevivencia de nuestra especie y de todas las otras.


Te damos algunos consejos


A continuación, te damos algunos consejos para que ahorres agua que son útiles tanto para el medio ambiente como para tu cartera a fin de mes. Además, puedes aplicarlos en casa, en tu empresa o trabajo, y en cualquier otro lado. Simples, prácticos y bastante efectivos:

En general
  • Haz una pequeña investigación de campo: verifica cuál es tu contrato, las otras opciones que te ofrece la misma empresa que te presta el servicio, y compara con las otras empresas existentes;
  • Haz un seguimiento, a lo largo de los meses, de tu consumo. Ahorrar agua, no es nada más cerrar el grifo. Es un trabajo que implica paciencia y tiempo;
  • Verifica que todos los instrumentos, aparatos, etc. que funcionen con el agua, estén en pleno y perfecto funcionamiento. Recuerda que los sistemas antiguos no son propiamente los más ahorradores. Si es necesario, y si es posible, reemplázalos por nuevas tecnologías.
En la cocina
  • A la hora de descongelar algo, piensa con tiempo y déjalo fuera el tiempo necesario para que este descongelado cuando necesites. No descongeles con agua, además de no ser lo mejor, gastas, en media, 22 litros por alimento;
  •  Para lavar los vegetales, frutas u otros alimentos, no necesitas tener el grifo abierto. Basta usar un recipiente de tamaño adecuado;
  • Después de haber cocinado, comido y utilizado todo lo que necesitabas, llega la hora de lavar. Si tienes lavavajillas, espera a que este lleno para usarlo. Si lavas todo a mano, friega sin usar el agua corriente, igual que con los alimentos, puedes usar un recipiente;
  • Aún hablando de la cocina, y al igual que el lavavajillas, cuando uses la lavadora, recuerda usarla cuando la hayas llenado por completo y utiliza programas adecuados. Algunas ya traen los programas de lavado eco.
En el baño
  • Al ducharte, lavarte los dientes, lavarte la cara, afeitarte o cualquiera de las rutinas de higiene básica y diaria, no mantengas el grifo abierto. Al bañarte, lavarte la cara, etc., puedes enjabonarte o aplicarte los productos con la llave cerrada;
  • Cuando vayas al baño, cuidado con el papel ya que puedes tapar la tubería y cada vez que “tiras de la cadena” gastas agua innecesariamente;
  • Aún en el tema de los inodoros, para ahorrar agua, existen los que utilizan el pulsador/tirador, y los de cisterna elevada. Además, existen los nuevos dispositivos que no son más que botones que te permiten hacer media descarga, o los sistemas de interrupción de descarga, que podrás parar cuando desees.
El resto de la casa
  • Aquellos que tengan jardines, patios u otros espacios, podrán utilizar sistemas de riegos eficientes y temporizados;
  • Si vas a lavar tu coche, utiliza algunas de las técnicas que usas para tu ducha, en la escala adecuada. No exageres en su lavado, y, si te es posible, llévalo a un auto lavado pues ya existen programas ecos.


Para terminar…


Esperamos que este pequeño llamado de atención, en conjunto con todos los que has oído hasta hoy, sean más que suficientes para que pienses y analices tu ecoconducta y comiences ya a ahorrar.

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados