Autónomos: cambios fiscales nada beneficiosos

Descubre aquí algunas novedades fiscales que afectarán de forma negativa a los trabajadores autónomos.

Autónomos: cambios fiscales nada beneficiosos
4 novedades no muy bienvenidas para los trabajadores autónomos


Este año ha empezado con ciertas novedades que van a afectar a la actividad económica de los trabajadores autónomos.  El Congreso de los Diputados ha comenzado los trámites de la proposición de Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, que tienen como  objetivo facilitar la capacidad emprendedora y fomentar el empleo autónomo.

A pesar de que algunos cambios van a ser positivos para los trabajadores por cuenta propia, hay una serie de medidas que van a tener un impacto bastante negativo en la vida de este colectivo profesional.


Novedades fiscales negativas para los autónomos


El primero, es la subida del SMI o Salario Mínimo Interprofesional.  Aunque es una buena noticia para los trabajadores por cuenta ajena, no podemos decir lo mismo para los autónomos. Este incremento de un 8% puede suponer un aumento de las cuotas de la Seguridad Social de los autónomos en una similar proporción tal cual ha ido ocurriendo en los últimos ejercicios fiscales.

Como esta subida es algo superior a lo esperado, los representantes del colectivo de autónomos están en plena negociación para que ese incremento de la base mínima de cotización sea como máximo un 3%. Si estas conversaciones son fructíferas, los trabajadores autónomos  personas físicas pagarán este año 96 euros aproximadamente de más a la Seguridad Social.

La subida del SMI del 8%, en el caso de los autónomos societarios se aplicará teniendo en cuenta la misma base mínima de cotización. Es decir, los trabajadores autónomos que formen parte de una sociedad empresarial y los que tengan más de 10 empleados a su cargo, verán cómo este año su cuota de autónomos se incrementa más de 300 euros al año. 

Los autónomos que tengan trabajadores asalariados tendrán que afrontar un incremento considerable de aproximadamente 1000 euros por empleado al año.

Una subida debida al aumento del SMI y que va a hacer tambalear a muchos empresarios. Un cambio inesperado y que con tan poca previsión hará que muchos autónomos no puedan hacer frente al sobrecoste. 

Y finalmente, los cambios en el Impuesto de Sociedades, que eliminan importantes deducciones a las empresas grandes para que puedan cumplir con el déficit. Esto podría tener como consecuencia un aumento de la morosidad hacia pymes y autónomos.

El temor de los trabajadores autónomos es que al tener que hacer frente a más impuestos, las empresas alarguen aun más los periodos de pago. Hoy en día, la media está en 126 días y ya es más del doble de lo marcado por ley. 
 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados