10 arreglos fáciles y baratos para alargar la vida de la ropa infantil

Poner rodilleras, añadir una puntilla a un vestido corto o convertir un pantalón largo en un short son algunos trucos para ahorrar en ropa infantil.

10 arreglos fáciles y baratos para alargar la vida de la ropa infantil
Las prendas nos durarán más tiempo si tenemos cuidado al lavarlas y guardarlas

Las tiendas de ropa infantil siempre están llenas. Da igual que estemos a finales de mes o atravesando la cuesta de enero. Los niños crecen y de un día para otro ya no les sirve nada. Y eso sin contar la que rompen o la que tiene manchas imposibles de quitar. 

Así que no nos queda más remedio que comprar lo que necesiten, por mal que nos venga. O utilizar los trucos de nuestras abuelas para alargar la vida de la ropa infantil. Normalmente son arreglos fáciles que nos ahorrarán un montón de dinero. 
 

Cómo acortar, alargar y cuidar la ropa infantil 


A continuación os proponemos 10 truquillos para salir del paso:

1. Poner rodilleras y coderas para tapar agujeros y desgastes. En las mercerías tienen surtidos muy variados, con diferentes texturas, tamaños, formas y colores. Lo mejor es que sólo necesitaremos una plancha para adherirlas (si queremos que duren más tiempo, sólo tenemos que darles unas puntadas). En Internet también podemos encontrar parches personalizados a precio muy económicos.

2. Hacer un bolsillo. Si la supermancha está, por ejemplo, en la parte delantera de un jersey, podemos hacer un bolsillo que la disimule. Podemos utilizar, se me ocurre, un gorrito que ya no le sirva.

3. Hacer dobladillos sin utilizar una máquina de coser. Si hemos heredado ropa infantil y a los niños les queda grande, podemos meter un dobladillo y fijarlo con tiras de entretela adhesivas que se pegan con el calor de la plancha. Es una forma muy fácil de aprovechar la prenda y de que no queden marcas cuando los saquemos. 

4. Abrir un poco las camisas. Cuando nuestros hijos tienen una camisa que les todavía les vale pero que le ha quedado un poco estrecha, podemos intentar hacer una pequeña abertura en la parte de abajo de los laterales. Le damos unas puntadas, y ya tenemos prenda para unos meses más.

5. Poner una pieza en la parte de abajo de los peleles. ¿Tu bebé tiene un pelele que te encanta pero que ya no le abrocha por abajo? Puedes poner unas piezas con corchetes para ganar unos centímetros. Las venden en las mercerías.

6. Si lo que queremos es alargar un vestido, podemos coser una puntilla en el bajo. También podemos probar a ponerlo con unos leggins, a ver cómo queda.

7. Cuando los bebés empiezan a gatear, las rodilleras de los pantalones comienzan a sufrir. Pero podemos ponerles un refuerzo muy casero. Cortamos la punta de un calcetín viejo y los metemos por fuera de la pernera, a la altura de la rodilla, a modo de calentador.

8. Quitar las bolitas de los jerseys. Para evitar que salgan bolitas, aconsejan meter la prenda en el congelador (dentro de una bolsa de plástico bien cerrada) antes de estrenarla. Si ya es demasiado tarde para eso, un método un poco rudimentario pero efectivo es coger celo e ir quitándolas.

9. Cortar unos pantalones largos y convertirlos en shorts o cortar las mangas de una camiseta también son medidas bastante socorridas para que adaptar la ropa infantil de la temporada de invierno a la de verano.
 

Cuidados para lavar la ropa infantil


10. Fijar los colores. Si hay una prenda a la que tu hijo tiene especial cariño y no quieres que pierda el color, lávala a mano. Antes de aclararla, añade al agua un puñado de sal gorda. En el caso de la ropa blanca, evitaremos que amarillee si echamos bicarbonato.  Y dicen que si lavas los leotardos a mano y añades una cucharadita de azúcar al agua antes del aclarado final, duran más tiempo. 

Por otra parte, recuerda que la ropa infantil nos durará mucho más tiempo si tenemos cuidado al lavarla –evitar productos agresivos-- y guardarla en el armario –colocarlas en perchas o bien dobladas en las baldas--.

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados