5 técnicas para aprender a estudiar

Aprender a estudiar comienza por adquirir unos hábitos de estudio. También hay técnicas que nos ayudarán a memorizar los textos de forma más fácil.

5 técnicas para aprender a estudiar
El Método Maddox o EPL2R es uno de los más conocidos

Dentro de nada empiezan los exámenes finales en los centros educativos de nuestro país. Serán semanas de nervios y noches casi sin dormir para muchas personas. Y probablemente sea porque antes de aprenderse el temario, hay que aprender a estudiar.

Y es que hay diversas técnicas con las que memorizar cualquier texto es mucho más sencillo. Cada estudiante tiene las suyas, pero hay varias muy extendidas que funcionan bastante bien si se aplican correctamente.
 

Consejos para aprender a estudiar

 

1. Adquirir hábitos de estudio


Parece una obviedad, pero es así. Lo mejor es organizarse y estudiar todos los días unas horas en vez de pegarse un atracón en la recta final. Además, está demostrado que así se retienen mejor los contenidos porque estudiar no es empollar. Estudiar es un proceso en el cual intervienen cuatro actos: comprensión, asimilación, retención y razonamiento.

Así que empieza ya a organizar un horario de estudio e informa a tus amigos y familia para que no te molesten durante ese tiempo. Eso no quiere decir que te pases horas sin levantarte de la silla. Es más eficaz estudiar un rato (45 minutos o una hora), hacer un descanso de 10 ó 15 minutos para estirar las piernas y volver a estudiar.
 

2. El método Maddox o método EPL2R


Es uno de los métodos para aprender a estudiar más conocidos, pero nunca viene mal recordarlo. Fue formulado en el año 1970 por el psicólogo del aprendizaje Harry Maddox en su conocida obra “Cómo estudiar”.

Recibe su nombre de las iniciales de las diferentes actividades o fases que lo conforman: Examinar, Preguntar, Leer, Recordar y Repasar (EPLRR o EPL2R).
 

3. Organizar el lugar de estudio


Está en tercer lugar, pero es lo primero que debemos hacer. Siempre estudiaremos más y mejor en un lugar en el que nos sintamos cómodos, con buena iluminación y bien ventilado. Cuando lo encontremos, lo mejor es esconder todo aquello que pueda distraernos. Sí, el móvil también. 

Pero antes de sentarte a estudiar, comprueba que tengas a mano todo lo que vayas a necesitar. Así no tendrás que levantarte cada poco.
 

4. Música sí, comida no


¿A que pensabas que era lo contrario? Pues no. Comer nos distrae, pero hay estudios que dicen que poner música puede ayudarnos a concentrarnos. Siempre y cuando no nos pongamos a cantar, claro está.

 

5. Menos es más


Estudiar no significa aprendernos todo el tocho de apuntes. Siempre es mejor hacer esquemas y guiarnos por ellos. También da mejor resultado cambiar las palabras y expresiones por otras más sencillas que entendamos mejor.

Y recuerda que si te entra el sueño, lo mejor es que te vayas a dormir, porque estudiar entre cabezada y cabezada no es nada fructífero.


En este vídeo puedes ver algunas de las técnicas para aprender a estudiar más extendidas.


 




También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados