Aprende a gestionar la economía doméstica empezando desde cero

Gestionar la economía doméstica no es fácil, pero con un poco de organización y buenos hábitos lo conseguiremos.

Aprende a gestionar la economía doméstica empezando desde cero
Gestionando bien la economía doméstica podremos ahorrar
  • Lo primero es hacer una columna con los gastos y otra con los ingresos y comprobar que ingresamos más de lo que gastamos

Gestionar la economía doméstica no es fácil, pero con un poco de organización lo conseguiremos

 

Si seguimos una serie de pautas, no sólo sabremos en qué gastamos nuestro dinero. Incluso conseguiremos ahorrar. 

 

Lo primero es hacer una lista con dos columnas:

 

1. Gastos. Aquí pondremos, sin olvidarnos de nada, todo lo que tenemos que pagar cada mes (hipoteca o alquiler, plaza de garaje, gasto en comida, cuotas de los préstamos, actividades de ocio, etc. )

2. Ingresos. Apuntar desde las nóminas hasta la cantidad más pequeña.

 

Si nos cuesta organizarnos, podemos descargarnos alguna aplicación que nos ayude a organizar la economía doméstica. El primer paso ya está cumplido. Ahora sólo hay que comprobar que nuestros ingresos superan a los gastos. Si es así, enhorabuena. 

 

Ahorra en la economía doméstica

 

Una vez que sabemos que nuestra economía doméstica va por buen camino, nuestro siguiente propósito será ahorrar algo de dinero. Empieza por una cantidad pequeña, por ejemplo, un 10%. A partir de ahí, puedes probar a:

 

1. Eliminar todo lo que no sea imprescindible. 

 

2. Reducir la factura de la luz. Por ejemplo, colocando bombillas de bajo consumo o cambiando los electrodomésticos antiguos por otros eficientes (A+++). 

 

3. Gastar menos en calefacción. Con sólo el sencillo gesto de programar el termostato (20 grados por el día y 16 por la noche es suficiente) veremos cómo la factura de reduce.  Ahorraremos un 8% de energía por cada grado de menos.

 

4. Ahorrar agua. El recibo del agua es al que menos caso hacemos, ya que las cantidades no suelen ser muy elevadas. Pero, ¿por qué gastar aunque sea unos céntimos de más? Podemos instalar:

 

  • Limitadores de caudal. En un sólo minuto se pueden desperdiciar unos 10 litros de agua.
  • Grifería termostática. Sólo tarda dos segundos en alcanzar la temperatura deseada, frente al minuto de la tradicional

 

La comida es el gran gasto de la economía doméstica

 

Al hablar de economía doméstica tampoco podemos olvidarnos de la comida. Al fin y al cabo, es el mayor gasto al que tenemos que hacer frente todos los meses. Por eso, no debemos olvidarnos de:

 

1. Presupuestar la comida.

2. Evitar compras innecesarias. ¿Has probado a ir al súper con una lista de la compra?

3. Ahorrar unos céntimos. Lo conseguiremos si:

 

  • Compramos productos en oferta.
  • Elegimos marcas blancas.
  • Usamos esos vales descuento que siempre dejamos olvidados en la cartera. 

 

Con un poco de constancia, veremos cómo poco a poco iremos ahorrando algo de dinero. ¿Hacemos la prueba?

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados