Alzamiento de bienes: requisitos legales para imputar el delito

Conoce todo lo que necesitas saber sobre el alzamiento de bienes, cuáles son las conductas castigadas como tal y en qué tipo de situaciones las penas pueden agravarse.

Alzamiento de bienes: requisitos legales para imputar el delito
Este es un delito previsto y penado en el artículo 257.1.1º del Código Penal

Se denomina alzamiento de bienes a aquella conducta donde el deudor desplaza u oculta la titularidad de todos o parte de sus bienes con el fin de no hacer frente a sus deudas e impedir que los acreedores puedan cobrar.

Dicha conducta se identifica en el Código Penal como una situación de insolvencia punible, siendo su finalidad perjudicar a los acreedores para que no puedan cobrar, lo que deriva en que puedan exigirse al deudor obligaciones superiores a los bienes que posea para saldar sus deudas.

El alzamiento de bienes puede darse de diversas formas, aunque los métodos más habituales son el traspaso, la donación o la venta de bienes, la implantación de gravamen sobre dichos bienes con el objetivo de reducir su valor, o incluso la descapitalización o las ventas ficticias en caso de personas jurídicas.

A continuación vamos a ver más detalladamente qué tipo de requisitos tienen que cumplirse para cometer este delito.


Requisitos legales para darse un delito de alzamiento de bienes


Es importante tener en cuenta que para darse un caso de alzamiento de bienes debe existir una deuda legítima previa al delito, ya sea pública o privada, que otorgue al acreedor un derecho de crédito.

En este sentido, el deudor debe ser consciente de la existencia de créditos contra su patrimonio y realizar actos fraudulentos, ya sean de disposición, ocultación o enajenación de bienes, con el objetivo de eludir sus obligaciones, establecidas en el artículo 1911 del Código Civil.

Otro factor importante que debe cumplirse para que exista alzamiento de bienes es que la deuda adquirida debe haberse producido antes de la ejecución de dichas conductas fraudulentas.

Como es lógico, antes de que se establezca una relación legítima entre acreedor y deudor no puede existir ninguna conducta fraudulenta.

También hay que tener en cuenta que no se requiere que la deuda sea líquida, vencida o exigible en el momento del delito.

Además el deudor, encontrándose en situación de insolvencia, debe actuar de manera intencionada con el objetivo de causar perjuicio al acreedor.



¿En qué situaciones las penas del delito pueden agravarse?

Normalmente, un delito de alzamiento de bienes conlleva una pena de hasta cuatro años de cárcel y 24 meses de multa para el deudor.

Sin embargo, cuando la deuda que se trate de eludir sea de Derecho Público, por ejemplo con Hacienda o con la Seguridad Social, las penas son de hasta 6 años de cárcel y 24 meses de multa, dependiendo también de la gravedad y las circunstancias del delito, así como del valor defraudado.
 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados