Alimentación en el embarazo, qué comer y qué no comer

Si quieres cuidar tu alimentación en el embarazo en este artículo repasaremos las recomendaciones de las agencias de Salud.

Alimentación en el embarazo, qué comer y qué no comer
Hay que evitar la carne y el pescado crudos, el alcohol y los lácteos sin pasteurizar

Por culpa de la toxoplasmosis dichosa me pasé todo el embarazo sin comer embutidos. ¡Con lo que a mí me gusta un buen jamón! Salvo eso, no beber alcohol ni comer carne poco hecha y pescado crudo, no recuerdo que mi alimentación en el embarazo fuese muy diferente a la que llevaba antes. Sí es verdad que intentaba comer más verdura, tomar más alimentos con calcio y ácido fólico o beber menos café.

Ni siquiera comía por dos. Yo comía para dos, que es diferente. De hecho, uno de los problemas que pueden surgir durante el embarazo son la diabetes gestacional o la obesidad. Según diversos estudios, como el publicado en el National Center for Biotechnology Information, la ingesta de calorías de una mujer embarazada solo debe aumentar en 69 Kcal al día durante el primer trimestre, 266 en el segundo y 500 en el último trimestre y durante los 6 primeros meses de lactancia.

 que-comer-embarazada


Alimentación en el embarazo: la carne

Por su parte, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición aconseja tomar algunas precauciones con ciertos alimentos. En lo referente a la carne, lo recomendable es evitar:

  • La carne cruda y poco hecha. Debe alcanzar una temperatura de cocción de al menos 71 grados centígrados.
  • Los productos cárnicos crudos o loncheados y envasados que no se vayan a cocinar a más de 71 ºC.
  • Los embutidos.
  • Los patés refrigerados.

 

Alimentación en el embarazo: el pescado

Con el pescado pasa más o menos lo mismo que con la carne. Durante el embarazo no es recomendable consumir pescado crudo, ahumado, marinado o fermentado, así como marisco cocido. También deben evitarse pescados con un alto contenido en mercurio, como pueden ser el pez espada, el atún rojo, el lucio o el tiburón.

Lo que sí recomienda la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición es consumir pescado azul 3 o 4 veces por semana (de los que no estén entre los nombrados en el párrafo anterior).

Alimentación en el embarazo: lácteos, frutas y verduras

Con los lácteos también se establecen algunas restricciones. Así, por ejemplo, hay que evitar la leche cruda, los quesos frescos, de untar o de pasta blanda (tipo Camembert o queso azul) y los quesos rallados o loncheados cuya etiqueta no especifique que han sido pasteurizados.

En cuanto a las frutas y verduras, estas pueden y deben consumirse durante el embarazo, pero debemos lavarlas y desinfectarlas previamente.

Antes de terminar una última recomendación: durante el embarazo debemos olvidarnos del alcohol y limitar la ingesta de cafeína a 200 mg diarios, lo que vienen a ser dos tazas de café.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados