Albóndigas en salsa, la deliciosa receta clásica

Compartimos la típica y tradicional receta casera de las albóndigas en salsa. Un plato para toda la familia, sano y verdaderamente sencillo de cocinar.

Albóndigas en salsa, la deliciosa receta clásica
Recuperamos una deliciosa receta de toda la vida

Si no eres muy cocinitas, probablemente te habrá pasado lo que a mí un montón de veces: eso de preguntar a tu madre o a tu padre por una receta (de esas que les salen increíblemente buenas y que te gustaría que te enviaran en un tupper cada semana de tu vida desde que te fuiste de casa), y resulta que tienen tan interiorizado cómo se cocina, han preparado ese plato tantas veces, y es ya tan fácil para ellos, que son incapaces de detallarte una receta para dummies. Y sus medidas más aproximadas de cantidades se traducen en “un poquito de esto”, “un puñadito de lo otro”, y las de tiempos en “a ojo”, “cuando tú veas que ya está”…

Y claro, así no se puede. Porque por echar “un poquito de ajo y perejil”, ¿qué hay que entender? ¿un ajo? ¿cuatro? Yo para esta receta le pedí a mi madre que fuera un poquito más concisa. Y lo conseguí en cuanto a los ajos: son cuatro ajos los que añadiremos a la masa para intentar copiar su deliciosa receta de albóndigas en salsa, en su versión más tradicional y más rica que he probado jamás. Aquí va:

Receta de albóndigas en salsa para cuatro personas


Ingredientes

  • ¼ carne de cerdo picada
  • ¼ carne de ternera picada
  • 6 ajos
  • Perejil
  • Aceite
  • Sal y pimienta
  • Un migajón de pan
  • Pan rallado (opcional)
  • Leche
  • Un vaso de vino blanco
  • Agua
  • 1 huevo
  • Harina
  • 1 Cebolla
  • 1 Zanahoria
  • 2 hojas de laurel


Preparación

Cortar cuatro ajos y el perejil en trocitos muy pequeños y mezclarlos con toda la carne picada. Añadir un poquito de sal y pimienta y un migajón de pan empapado en leche.

Batir un huevo y añadir a la masa. Y volvemos a mezclar. Se puede añadir, además, mientras mezclamos todo, un poquito de pan rallado (aquí hay que entender, un puñado, hasta que veamos que la masa ligue y no se pegue en las manos).

A continuación, dejar reposar la masa. La meteremos en el frigo, tapada, durante una hora.

Transcurrido ese tiempo, el siguiente paso es amasar las bolitas, pasarlas por harina y freír.

El siguiente paso en la elaboración de las albóndigas en salsa es hacer un sofrito en una cacerola, con una zanahoria, una cebolla, dos o tres ajitos, y dos hojas de laurel, a fuego lento, al que añadiremos las bolitas, y, posteriormente, añadiremos un chorreoncito de vino blanco (aquí podemos traducirlo por un vaso), cubriremos con agua, y se deja cocer hasta que las albóndigas estén tiernas.

Y, para completar esta deliciosa receta, mi madre siempre las acompaña de unas patatas fritas crujientes.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados