Aislamiento térmico, lo que necesitas saber para decidirte

Aislamiento térmico, la mejor manera de adaptar tu hogar a las inclemencias del tiempo mientras ahorras tanto en calefacción como en aire acondicionado.

Aislamiento térmico, lo que necesitas saber para decidirte
Confortabilidad y ahorro energético son sus principales ventajas

Nuestros mayores sabían cómo adaptar sus recursos a las situaciones que se les iban planteando. Así, para vencer al calor de la canícula nada como un botijo que mantuviese el agua fresquita o cortijos de gruesos muros que además protegían del frío en invierno. Con la evolución la tecnología llegó el aislamiento térmico.

Algo más complejo que los sistemas antes mencionados pero tan efectivos como ellos. Incluso más, ya que el aislamiento térmico, además de mejorar la confortabilidad del hogar, permite un ahorro energético mayor. Esto se debe a que se reducen las pérdidas de calor en invierno y la posible entrada de aire caliente en verano.

El medio ambiente también agradece una correcta gestión del aislamiento térmico, ya que se reducirán entonces las emisiones de CO2 generados por los combustibles usados para calentar o enfriar el hogar.  No obstante, para calentar la casa por ejemplo, junto a los aislantes térmicos se pueden utilizar otros truquillos sin necesidad de usar la calefacción.

Zonas del hogar donde instalar aislamiento térmico

aislamiento-ventanas

Aproximadamente un 30% de la energía utilizada para calentar una casa puede perderse a través de techos, suelos, paredes o ventanas mal aisladas. Por ello habrá que aplicar aislamiento térmico en:

Fachadas con aislamiento térmico

Se pueden aislar térmicamente tanto desde el exterior como desde el interior.  En el exterior habrá que utilizar un material resistente al agua, como el poliestireno extruido o expandido. También vale una cámara de aire que favorezca el drenaje y ventilación del aislante. En el aislamiento de la fachada interior se aprovechan las cámaras de ventilación sin aislamiento, o también se puede colocar un tabique nuevo con aislante incorporado.

Cubiertas con aislamiento térmico

El tejado puede ser inclinado o plano, así como puede aislarse desde el interior o bien desde el exterior mediante aislante térmico bajo las tejas. El material será impermeable, como el poliestireno o poliuretano. Las lanas minerales cubiertas de láminas impermeables también son utilizadas.

Techos

La pérdida de energía suele producirse en las buhardillas, las cuales conectan directamente con el exterior. Lo más indicado son materiales ligeros y que ocupen poco, como los aislantes reflexivos o geotextil y las lanas minerales.

Paredes o tabiques

Son las separaciones entre habitaciones o con espacios comunes del hogar. Al no estar en contacto con el agua o ser pisados, pueden usarse materiales como aislamientos térmicos ecológicos (el corcho, por ejemplo), o bien lana mineral, ya sea de roca o de fibra de vidrio.

Suelos

En este caso el aislamiento térmico se aplica sobre el forjado de hormigón. Entre el aislante y el mortero hay que poner una lámina de polietileno que ejerza de capa impermeable. Si el suelo es radiante la lámina de polietileno se colocará entre el aislante y el sistema de calefacción por conductos.

Ventajas del aislamiento térmico

  • Ahorro energético: puede representar entre un 25% y un 30% de la factura, reduciendo pérdidas de calor o frío según la temperatura del año.
  • Confortabilidad: el aislamiento térmico permite una temperatura agradable dentro del hogar.
  • Aprovechamiento de espacios: gracias al aislamiento, zonas de la casa desaprovechadas como buhardillas o sótanos pueden volver a  utilizarse y ganar metros en el hogar.
  • Protección del medio ambiente: la disminución de consumo enérgico hace que no haya sobreconsumo de electricidad y se reduzcan las emisiones de CO2 generadas por los combustibles utilizados.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados