Formas de ahorro en una comunidad de propietarios

Los edificios de viviendas generan continuos gastos entre los vecinos, por lo que las comunidades de propietarios deben fomentar el ahorro siempre.

Formas de ahorro en una comunidad de propietarios
Las derramas extraordinarias son puntuales pero costosas

Ser propietario de un piso no implica únicamente los gastos de hipoteca, IBI y demás costes relacionados con el propio inmueble, sino que también hay que hacer frente a los gastos comunes del edificio. Cada comunidad de propietarios es un mundo. Algunas son una balsa de aceite, mientras que en otras, las reuniones en búsqueda de soluciones para conseguir algo de ahorro a menudo terminan con los vecinos gritando y el administrador poniendo pies en polvorosa.

Y es que a la hora de ponerse de acuerdo, si ya es difícil en una familia, cuando se trata de veinte o treinta, la cosa se complica mucho. Los gastos de la comunidad de propietarios son numerosos y hay que hacerles frente, como:

  • Servicios de limpieza
  • Electricidad común
  • Seguros comunitarios
  • Gastos de escalera (en este caso los de los vecinos de dicha escalera)
  • Cuota comunitaria
  • Pago a administradores
  • Obras necesarias
Todo esto supone un gasto que pica mucho en los bolsillos de los vecinos. Muchos de ellos tienen sus propios problemas económicos y a veces prefieren hacer frente al pago de la hipoteca que a su correspondiente recibo de cuota de la comunidad. Encima, cuando menos lo esperan, surge un problema colectivo, como una avería u obra, que requieren una derrama extraordinaria capaz de destrozar mermadas economías. No obstante, hay medidas para facilitar el ahorro en las comunidades de propietarios.

 

Ideas para fomentar el ahorro en las comunidades de propietarios


#1.Una de las más importantes es contar con una administración de la comunidad seria y efectiva. Aunque resulta un gasto el pago al administrador o administradores, tendremos un servicio de gerencia pendiente día a día de los problemas de la comunidad. Al tanto además de la normativa vigente, posibilidades de ahorro y cualquier tipo de mejora para los vecinos. Cuando la gestión la lleva únicamente al vecino que le toque, normalmente se pierde efectividad ya que le quita parte de su tiempo.

#2. La gerencia profesional permitirá analizar si en los gastos de portería, por ejemplo, se paga de más, así como en los de limpieza. Nunca está de más revisar los contratos cada cierto tiempo.

#3.El ahorro eléctrico se puede conseguir mediante el cambio de bombillas convencionales por unas nuevas de bajo consumo. En este caso las bombillas LED son ideales, ya que consumen mucha menos electricidad generando abundante luz.

#4. La sustitución de la caldera de gasoil por el gas natural es una opción muy efectiva. Es más barato y además vale para todo el edificio.

#5. Ahorro en la contratación de servicios extra que no son fundamentales. Son muchas las comunidades de propietarios que gastan el dinero en instalaciones nuevas, mejoras de piscinas o contratos de personal que aumentan los gastos sin que dichos servicios sean realmente importantes.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados