Ahorrar siendo mileurista, ¿es posible?

Ahorrar siendo mileurista parece algo imposible pero no es así, tan sólo hay que tener un poco de sentido común y otro poco de capacidad de sacrificio.

Ahorrar siendo mileurista, ¿es posible?
Es fundamental eliminar los gastos superfluos

Sí, casi suena a chiste eso de ahorrar siendo mileurista. Lo curioso es que antes de la crisis el término mileurista era despectivo, una especie de sueldo estándar con el que se conformaban aquellos que no podían llegar a más. Hoy en día, sin embargo, ser mileurista es el sueño de muchos trabajadores.

Una cantidad escasa sin duda para lograr hacer frente a los gastos mensuales de cualquier economía doméstica. Porque para una persona sola sin muchos gastos, con mil euros se puede ir tirando pero si con esa cantidad se sostiene a una familia resulta bastante complicado.

Pero aunque el sueldo sea de 1.000 euros, hay que saber distribuirlo correctamente en los gastos que son importantes y evitar los superfluos. El gastar por gastar lleva carecer de recursos cuando llegan los imprevistos y toca entonces tirar de préstamos rápidos de intereses elevados y que sólo sirven para parchear una mala gestión.

 

Consejos para ahorrar siendo mileurista

Según los cálculos de algunos optimistas economistas, 500.000 euros llegan a pasar por las manos de un mileurista a lo largo de su vida laboral. Pues sí que es optimismo porque no cuentan con posibles periodos de paro, ya sean cortos o largos… Si se consiguiera ahorrar siendo mileurista una pequeña cantidad de esa parte sería un éxito. Y tanto.

 

Ahorrar y fijar objetivos concretos

El ahorro siendo mileurista, o independientemente de la nómina, será gracias a la diferencia positiva entre ingresos y gastos. Para ello habrá que establecer metas posibles pero algo ambiciosas, las cuales podrán ir corrigiéndose a lo largo de los años adecuándose a las nuevas situaciones. Renunciar quizá a bienes a corto plazo para poder tener algo a largo plazo.

Eliminar gastos superfluos

Hay que tener claro que los gastos necesarios son aquellos relativos al alquiler o pago de hipoteca, comida, suministros o ropa, mientras que gastos como la cuota del gimnasio o las cenas fuera de casa no son indispensables para el correcto funcionamiento de la economía doméstica.

Diversificación de ingresos

Para ahorrar siendo mileurista recomiendan también tener más de una fuente de ingresos. No tiene por qué ser únicamente otra nómina sino también por las rentas obtenidas en inversiones, ya sean mobiliarias o inmobiliarias. Aunque suena muy bien, la mayoría de los mileuristas la otra posible fuente que pueden tener es mediante un trabajo freelance con el que poder completar de alguna manera su escaso salario.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados