Ahorra en electricidad aprendiendo a leer la factura de la luz

El Ministerio de Industria acaba de anunciar que cambiará la estructura de los peajes para rebajar la factura de la luz

Ahorra en electricidad aprendiendo a leer la factura de la luz
La parte fija de la factura de la luz es el 60% del total
  • En el recibo hay 5 conceptos que debemos saber interpretar: potencia contratada, energía consumida, impuesto sobre la electricidad, alquiler de equipos e IVA.

El nuevo año ha llegado con una nueva subida de la luz. En esta ocasión ha sido del 2,3%, pero es que en los últimos cinco años el precio se ha incrementado en un 58%. De todos los países europeos, sólo Chipre e Irlanda tienen la electricidad más cara que España. Las continuas subidas de la factura de la luz han provocado que los hogares empiecen a tomar conciencia de lo importante que es adoptar nuevos hábitos. Sólo así conseguiremos ahorrar algo de dinero

Pero antes de empezar a pensar en lo que podemos hacer para rebajar el recibo de la luz, tenemos que coger la factura, leerla e intentar entenderla. Si no sabemos en qué gastamos el dinero, dificilmente conseguiremos ahorrar.

¿Cómo se lee la factura de la luz?


Para entender lo que pone el recibo, lo primero que tenemos que hacer es saber a qué hacen referencia los datos de facturación detallados. 

1. Potencia contratada. Siempre será la misma. Para calcularla, se multiplican los kilowatios contratados por los días a facturar y por el precio vigente en ese momento. Aunque no hayamos encendido ni una sola luz, determinará el importe mínimo a cobrar por la compañía eléctrica. 

2. Energía consumida. Tanto hemos consumido, tanto pagaremos. Este concepto varía dependiendo del precio de la luz y de los kilowatios consumidos. Para calcular la electricidad real consumida hay que multiplicar el precio por los kilowatios por hora.

3. Impuesto sobre la electricidad. La luz conlleva un impuesto especial, así que el importe de los dos conceptos anteriores hay que multiplicarlo por 4,864%. 

4. Alquiler de equipos. Si el contador no es de nuestra propiedad, la compañía eléctrica sumará un nuevo gasto a nuestra factura de la luz en concepto de alquiler de equipos. Este 'servicio' tiene un coste mensual determinado por la empresa suministradora.

5. IVA. En el caso de la factura de la luz es del 21%.

Como hemos visto, hay una parte de la factura de la luz que es fija. Pues bien, el Ministerio de Industria acaba de anunciar que cambiará la estructura de los peajes para bajar la luz. A partir de ahora, la parte fijar supondrá el 60% del total. 

¿Cómo puedo ahorrar en la factura de la luz?


¿Ya sabes en qué se va el dinero? Pues ya estás preparado para empezar a reducir el gasto en electricidad. Como damos por hecho que todo el mundo sabe que hay que apagar las luces cuando no hay nadie en una habitación o que debemos olvidarnos de dejar los aparatos eléctricos en stand by (con el pilotito rojo encendido), nos centraremos en cuestiones un poco menos obvias.

  • Podemos empezar por abrir una cuenta que nos devuelva un porcentaje del importe de los principales recibos domiciliados hasta un 3%.

  • También debemos estudiar bien los precios de otras compañías eléctricas. 

- Suele haber promociones para nuevos clientes.
- Las contrataciones online normalmente ofrecen descuentos adicionales. 
- Hay compañías que dan puntos canjeables por regalos. ¿Por qué no aprovecharnos de ello?

  • Si juntamos el servicio de luz con el del gas también podemos rebajar hasta un 10% la factura.

  • Existe una tarifa de discriminación horaria (reemplaza a la tarifa nocturna). Podemos contratarla si tenemos menos de 15 kW de potencia contratada y realizamos al menos un 30% del consumo eléctrico dentro de las horas del periodo valle (entre las 22 y las 12 horas en invierno y entre las 23 y las 13 horas en verano). Con este paso ahorraremos un 47% en relación a la tarifa base.

  • Reducir la potencia contratada es otra manera fácil de ahorrar.

  • Debemos reemplazar las bombillas tradicionales por otras de bajo consumo. ¿Sabías que gastan un 80% menos? Y si limpiamos las bombillas y las pantallas de las lámparas con frecuencia, el ahorro será aún mayor.

  • Cambiar los electrodomésticos tradicionales por unos eficientes (A+++) es otra inversión que merece ser tenida en cuenta.

  • Instalar un medidor de consumo también es fundamental, pues la factura de la luz puede llegar a reducirse en un 45%.

Si a todo lo anterior añadimos precauciones como lavar la ropa en agua fría, usar el microondas en lugar del horno, cargar los aparatos eléctricos mediantes cargadores solares, seguro que abrir el sobre con la factura de la luz ya no nos dará tanto miedo.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados