Activos financieros, ¿qué son?

Conoce todo lo que necesitas saber sobre los activos financieros, cuyo atributo básico es que pueden convertirse a corto plazo en dinero.

Activos financieros, ¿qué son?
Su principal característica es la liquidez

A veces resulta complicado entender ciertos conceptos del lenguaje económico. Sin embargo, eso no implica que su significado carezca de importancia e incluso esté presente en nuestras vidas más de lo que creemos.

Así ocurre, por ejemplo, con la palabra “activo”. Quizá tengas la costumbre de asociar este término con dinero, y lo cierto es que no vas muy desencaminado. Ahora solo falta profundizar un poco en su tipología y sus características.

Los activos financieros son el grupo más importante dentro de este concepto. Cuando llegues al punto final de este artículo, seguro que tendrás una idea clara de su significado.

¿QUÉ SON LOS ACTIVOS FINANCIEROS?


DEFINICIÓN

Podría decirse que un activo es todo aquello que proporciona riqueza. La riqueza económica (de una persona, un país o una empresa) se mide por el conjunto de bienes materiales e inmateriales que conforman su patrimonio.

Los activos financieros, como su nombre indica, forman parte del sistema financiero de un país. En este sistema podemos encontrar, además de esta clase de activos, las distintas instituciones, los medios y los mercados.

CARACTERÍSTICAS

La característica principal de los activos financieros es su liquidez. Se entiende como activo líquido todo aquel capaz de convertirse a corto plazo en dinero.

Una casa, por ejemplo, no puede considerarse un activo líquido, ya que si necesitamos dinero en efectivo con urgencia seguramente no lo podamos conseguir en ese momento.

Este tipo de activos pueden convertirse en dinero de forma rápida sin impedimentos. Existen varios niveles dentro de la liquidez, según la facilidad con que se produzca esta conversión o según la posible pérdida de valor del activo tras la operación.

Los activos financieros son títulos emitidos por los agentes económicos para mantener la riqueza de quienes tienen estos activos. Sirven, por tanto, como instrumento de transferencias de fondos o para transferir riesgo.

El riesgo de un activo financiero se refiere al nivel de probabilidad de que se cumplan todas las cláusulas pactadas tras su vencimiento. Por ejemplo, la rentabilidad que obtendremos con la compra de acciones o bonos será distinta, ya que con las acciones, que implican más riesgo, no sabemos exactamente lo que vamos a recibir.

TIPOLOGÍA

  • Públicos – Privados: Según quién sea el emisor de los activos, el Estado o una entidad privada.
  • Directos – Indirectos: Dependiendo del número de intermediarios que participen en la operación.
  • Renta fija – Renta variable: Las cifras de la operación, tanto de pago como de rentabilidad, se fijan de antemano en el contrato. Por ejemplo, en una hipoteca a interés fijo conocemos con antelación el importe exacto que vamos a pagar.
  • Según su grado de liquidez.
  • Según su grado de negociabilidad: Hay activos financieros más fáciles de revender que otros. Las acciones de una empresa que está en el mercado de valores siempre se pueden negociar, mientras que el resto no. Por tanto, se pueden vender con mayor facilidad.

 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: