Accidente in itinere, ¿qué es?

Un accidente in itinere significa, literalmente, un accidente en el camino. Pero, ¿en qué trayectos? Te explicamos este tema de seguridad vial laboral.

Accidente in itinere, ¿qué es?
Subgrupo incluido en los accidentes laborales

Puede pasar que, de camino al trabajo, suframos un percance que nos impida llegar. Por ejemplo, bajar corriendo las escaleras de casa porque llegamos tarde y tropezar con las prisas. Y una hora después estamos en el hospital con una pierna escayolada.

En estas circunstancias, con la ley en la mano se puede decir que has sufrido un accidente in itinere, una expresión latina que significa “accidente en el camino”. En el camino de casa al trabajo o a la vuelta. Por tanto, todos estos accidentes están considerados accidentes laborales.

La Ley General de la Seguridad Social regula los accidentes laborales en su normativa, donde se mencionan ciertos matices inherentes a su naturaleza. Te los contamos.

ACCIDENTE IN ITINERE

En su artículo 156, la Ley General de la Seguridad Social establece que “un accidente de trabajo es toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena”.

En su apartado 2a, la misma ley especifica una de las condiciones básicas que debe reunir un accidente de trabajo: “Los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo, sin limitación horaria”. Esta es la definición exacta de un accidente in itinere.

En estas explicaciones hay varios puntos clave que es necesario destacar:

  • En primer lugar, la ley precisa que debe producirse una “lesión corporal”, entendiéndose como tal todo daño o detrimento corporal provocado por un golpe, herida o enfermedad. Las secuelas de enfermedades psíquicas o psicológicas también se incluyen.
  • Después, para ser considerado un accidente de trabajo debe existir una relación de causalidad directa entre el trabajo y la lesión sufrida.
  • Y por último, la expresión “por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena” descarta los accidentes sufridos por los autónomos o los empleados del hogar.

Un accidente in itinere reúne 3 elementos fundamentales:

  • Debe producirse en el itinerario habitual de casa al trabajo y viceversa, así como en el tiempo que se tarda normalmente en completar dicho trayecto.
  • No deben haber existido interrupciones por el camino. Por ejemplo, si un trabajador sale de casa para ir a la oficina, de camino se desvía para llevar a los niños al colegio y sufre un accidente, este no se considera un accidente in itinere.
  • El accidente ocurre en el medio de transporte que el trabajador utiliza habitualmente.

Si se reconoce un accidente in itinere, el trabajador cobrará la baja desde el primer día y una cuantía superior a la misma. Además, su empresa y la mutua asumirán más responsabilidades.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados