Accidente con un coche de alquiler, ¿qué hacer?

¿Conoces cuál es el protocolo a seguir si sufres un accidente con un coche de alquiler? Conserva la calma, te decimos todas las claves que necesitas saber.

Accidente con un coche de alquiler, ¿qué hacer?
Estudia las características de la póliza contratada

La primera reacción lógica después de tener un accidente es perder los nervios, estar inquieto, actuar con prisas… Sin embargo, a pesar de que sea más fácil decirlo que hacerlo, es fundamental tranquilizarse y saber los pasos que se deben seguir, sobre todo tras un accidente con un coche de alquiler.

Alquilar un coche es una práctica muy habitual durante las vacaciones. Y Feneval, la Federación Nacional Empresarial de Alquiler de Vehículos, señala que el número de siniestros sufridos con estos automóviles es hasta un 60% más elevado que con el resto.

Hay dos razones que explican este aumento de siniestralidad. En primer lugar, los conductores no están familiarizados con el vehículo alquilado. Y en segundo, que lo conducen por zonas menos conocidas para ellos.

QUÉ HACER TRAS UN ACCIDENTE CON UN COCHE DE ALQUILER

alquilar-coche

Antes de alquilar el vehículo es muy importante estudiar el seguro que se contrata, tanto sus condiciones como su cobertura. Las pólizas más baratas tienen generalmente pocas coberturas, mientras que los seguros a todo riesgo, más caros, cubren al conductor en casi todas las situaciones.

La circunstancia que no suele estar incluida en los seguros a todo riesgo es conducir por vías no asfaltadas. Por eso, piénsalo dos veces si quieres llevar el coche de alquiler por senderos de tierra, empedrados o caminos estrechos y peligrosos. Además, por estas vías es mucho más probable sufrir un accidente.

Una vez conocidas las características de tu póliza, después de tener un accidente con un coche de alquiler lo primero que hay que hacer es llamar a la empresa que nos ha alquilado el vehículo. La mayoría de estas compañías tienen su propio servicio de asistencia en carretera, aunque como decimos, es un plus que probablemente tengas que sumar a la póliza.

El siguiente paso es rellenar el parte de accidente. Por norma general te lo habrán facilitado en el lugar donde recogiste el vehículo. De no ser así, comprueba la guantera o pídelo en la oficina de la empresa de alquiler antes de partir.

La responsabilidad de los daños personales y materiales recae sobre la empresa de alquiler, aunque el conductor del vehículo accidentado puede que también tenga que cubrir ciertos gastos. La póliza recoge los diferentes términos en cada caso. Por ejemplo, algunas compañías te cobrarán los días que permanezca el vehículo en el taller.

Gran parte de los coches de alquiler incluyen en su precio un seguro básico de responsabilidad civil. Por ello, a la hora de recoger el vehículo, la empresa inmovilizará una determinada cantidad de dinero en tu tarjeta. Es la llamada ‘franquicia’, una suma que no se devolverá si, al sufrir un accidente, no se ha contratado el seguro a todo riesgo.

Si estás asegurado por un tercero (pólizas personales, aseguradora de coches externa…) y pierdes tu franquicia, tendrás que pagársela a la empresa de alquiler y reclamarla después a la aseguradora.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados