9 consejos para mejorar tu productividad

La productividad depende directamente de tu energía, motivación y estado de ánimo. Mejora tu rendimiento con unas buenas pautas.

9 consejos para mejorar tu productividad
Sé más productivo y mejora tu rendimiento laboral

La productividad es básica para potenciar tu rendimiento laboral. ¿Sientes que ha pasado un largo día de trabajo pero totalmente desaprovechado?

A muchas personas  les pasa que tras una jornada laboral extenuante, sienten que no han hecho todo lo que debían hacer.  Vamos a darte buenos trucos para mejorar tu productividad, potenciar tu energía y acabar el día con la idea de un trabajo satisfactorio.


9 trucos para aumentar tu productividad


 

#1. Comienza cada día con energía

Emplea algo de tiempo cada mañana ti, porque no debes olvidar que eres la persona más importante de tu vida. Despiértate media hora antes de la prevista y haz un poco de ejercicio suave y tonificante.

Dúchate con calma, y después date un buen desayuno. Si además vives cerca del trabajo, ve en bicicleta o paseando.

Esta nueva rutina debes establecerla poco a poco. Acostúmbrate durante varios días a despertarte algo más pronto. Adelanta tu despertador 10 minutos cada día durante 3 días hasta que te acomodes al nuevo horario. 

Como te estarás despertando un poco antes, recuerda la hora de irte a la cama. El descanso es básico para tu salud. 



#2. Controla las distracciones

Seguro que conoces todo aquello que te dispersa, así que identifícalas y tenlas a raya. Las distracciones nos rodean y hacen peligrar el rendimiento.

Los profesionales han identificado tres tipos principales: las producidas por las herramientas de comunicación, las internas y las provocadas por otras personas.

Las herramientas de comunicación son una parte fundamental de la vida y muchas veces, también son importantes en el trabajo. Pero si no se usan de forma precavida pueden jugar en tu contra.

Para conseguirlo, puedes darte varios momentos de descanso a lo largo del día para mirar el móvil o Internet. Y fuera de ellos, totalmente prohibido.

Respecto las distracciones de otras personas, procura hacerles saber que necesitas concentración al trabajar y que puedes dedicarles tiempo al tomar algo.

Si trabajas en casa, busca un espacio más tranquilo, y si no puedes evitar el ruido, ponte auriculares.

Las distracciones internas son las que están en nuestra mente. Ideas y pensamientos que nos asaltan en cualquier momento, cosa que puede hacernos perder la concentración y la productividad. Pon estos pensamientos por escrito y así liberarás tu cabeza.
 


#3. Planifica tus metas diarias


La manera más eficiente de trabajar es planificar las metas que deseas alcanzar cada día. Tanto si tienes una presentación como una reunión, como un largo proyecto, planifica cada paso a modo de lista para que puedas ir tachando objetivos cumplidos.

Así, no solo aumentarás tu productividad, sino que a medida que avances te pondrás de buen humor. Un último consejo es que las metas sean factibles, no desmesuradas. Porque si no, acabarás muy frustrado.



#4. Organiza tus tareas

Esto es básico para aumentar tu productividad. Si tienes el hábito de revisar el correo y llamar cada vez que lo recuerdes, te desconcentrarás. Así que agrupa tareas y así conseguirás concentrarte.

Elige 3 momentos al día para hacer este tipo de cosas. Una buena idea, es hacerlo una vez al llegar, al mediodía y de tarde. El resto del día desarrolla el resto de tu trabajo.
 


#5. Descansa

Para poder recargar pilas has de tomarte un respiro. El desempeño y la productividad mejoran cuando te tomas descansos. Saber que tienes un “break” programado te hará afrontar tu jornada laboral con más humor y energía.

Habla con tus compañeros, estira las piernas, toma un aperitivo, ve a tomar el aire…
 


#6. Haz primero las tareas que no te gustan


La mejor forma de ser productivo es eliminar cuanto antes las tareas menos interesantes o placenteras. Así afrontarás el día con mucha más energía. Lo normal es que cuando hay algo que nos disgusta o nos agobia los pospongamos todo lo posible.

Pues esto, es un error. Cuánto más lo demores, tu cabeza hará el problema más grande.  Todo se volverá más pesado e insoportable hasta que mine por completo tu moral.

Nada más llegar al trabajo, mentalízate y haz primero todo lo que te estrese.  Cuando lo acabes te sentirás genial. 



#7. No seas multitarea


Es mejor para la productividad, hacer las cosas de una en una. No por abarcar más, trabajarás mejor. Aunque ser multitarea se considera algo positivo por su versatilidad, la realidad es que disminuye enormemente la productividad y el rendimiento.

No te concentres en varias tareas a la vez. Elige una, céntrate  y completa la tarea. Cuando acabes, a la siguiente. Verás que serás más rápido. 

 

8. Di que “no” de vez en cuando


Debes ser consciente de tus límites. Es bueno estar ocupado, pero no explotado. Mucho trabajo y poco tiempo, es una combinación explosiva y terrible. Aumentará tu estrés y bajará en picado la productividad.  

Si tienes muchas tareas, debes hacerlo ver. Y si quieren encargarte más trabajo, di que “no” con toda la educación del mundo.  Fija tus prioridades, y acepta más tareas cuando hayas finalizado lo que tienes pendiente.



#9. Usa las herramientas a tu alcance


Las herramientas se supone que están pensadas para facilitarte la vida. Aplicaciones del móvil, Internet, programas de ordenador…todo puede hacerte más llevadero el día a día.  Emplea un poco de tiempo en ver las herramientas de las que dispones y cómo usarlas para sacarles partido.

No te agobies, sigue estos consejos y verás cómo poco a poco tu productividad aumentará.
 


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados