8 trucos para conquistar la salud laboral sin apenas esfuerzo

La salud laboral es fundamental si queremos cumplir correctamente nuestro trabajo sin que nuestro cuerpo tenga que pagar las consecuencias. 

8 trucos para conquistar la salud laboral sin apenas esfuerzo
No estar muchas horas sentado sin realizar pequeños paseos esporádicos

Comenzar a trabajar cada día debe ser un acto que nos llene, en el mejor de los casos, o al menos no nos cause un excesivo disgusto. Lo peor que puede pasar es que además de esforzarnos en sacar adelante un trabajo que nos da de comer, no estemos a gusto durante el desarrollo del mismo. Esto suele ocurrir a menudo porque evitamos realizar una serie de pautas necesarias para tener una buena salud laboral.

Muchas horas en la oficina sin movernos, todo el día delante del ordenador, comiendo incluso delante de la pantalla, consiguen que el cuerpo termine fatigado y nuestra alma renegando de aquel infierno donde nos hemos metido. Para no llegar a estos extremos, recomendamos 8 trucos para alcanzar una salud laboral sin que tengamos que realizar grandes sacrificios. 



8 consejos fáciles para tener una buena salud laboral


 
 

1.# Mantener una actitud positiva

Tan simple como cierto. Debemos concienciarnos de que el trabajo es necesario para cubrir nuestras necesidades básicas así como para nuestra propia salud mental. Aunque parezca mentira, el no estar ocupado es mucho más estresante que trabajar. 



2.# Evitar la rutina 

La realización de trabajos idénticos cada día deriva a la desgana y desesperación. Para luchar contra ello hay que variar, en la medida de lo posible, la ocupación mental o los pequeños gestos. Esto permitirá una mejora en nuestra salud laboral.
 


3.# Establecer objetivos prioritarios

Es fundamental no andarse por las ramas. Establecer un objetivo prioritario para cada día, que sea posible conseguir, y luchar por hacerlo.

Es bueno también dedicar unos minutos para organizarnos y estructurar correctamente el plan de trabajo que tenemos que hacer durante la semana.
 


4.# Análisis y medición de problemas

En el trabajo los problemas siempre aparecen. La clave es la dimensión que uno les da. A menudo engrandecemos un problema más de la cuenta, como si no tuviese solución.

Si la tiene, hay que concentrar la energía en resolverlo, no perder el tiempo hablando de él. La mejor manera de solucionarlo es manteniendo la calma.
 


5.# Alimentación correcta

El trabajo no debe interferir en una correcta alimentación. No es bueno comer delante del ordenador o sólo bocadillos para no perder tiempo. Hay que alimentarse sano cada día, se trabaje o no.
 


6.# Evitar el sedentarismo

Si en el trabajo hay que estar muchas horas sentado, hay que levantarse esporádicamente para estirar las piernas. Cambiar la postura en la que estamos sentados ayuda a desentumecernos, así como relajar la espalda.

Cuando no trabajemos es muy importante andar o hacer deporte al menos un par de horas a la semana. 
 


7.# Adaptar el lugar de trabajo a tus necesidades

Desarrolla tu trabajo lo más cómodo posible. Para ello puedes servirte de sillas ergonómicas, ajustar la altura de la mesa, colocar un escalón para los pies que facilite la circulación sanguínea, utilizar un ratón inalámbrico que ayude a tener la postura en la que se sienta uno mejor… 
 


8.# Utilizar elementos de protección

En caso de realizar trabajos que impliquen altos niveles de ruido, estemos expuestos a elementos químicos o biológicos o a la exposición de vibraciones mecánicas, entre otros, debemos usar siempre los medios de protección requeridos para tal cometido.


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados