8 alimentos que no comprar en supermercados

Hay determinados productos que podemos no comprar en supermercados y adquirir por otras vías que nos resulten más reconfortantes, saludables y económicas.

8 alimentos que no comprar en supermercados
Pensando en ahorrar y en actuar glocalmente

Hay determinados productos que es recomendable no comprar en supermercados. Hace algún tiempo conocí a una pareja bastante maja que empleaba un reparto de tareas domésticas bastante original, del que recuerdo especialmente la forma en la que se dividían la labor de realizar la compra: él se encargaba de comprar “lo seco” y ella “lo fresco”. De esta forma, cada uno compraba, en función del tiempo que tenían, un tipo de productos en determinados establecimientos. Él, que se encargaba de “lo seco” era el que más iba al supermercado; mientras que ella, para “lo fresco”, diversificaba más los establecimientos en los que adquiría los productos.

Este tipo de mecanismos, para el que se necesita algo más de tiempo, te permite llenar la cesta de la compra de manera más consciente, invirtiendo esfuerzo en comprar para alimentarte de forma más natural, evitando al máximo los intermediarios y fomentando el negocio pequeño y los establecimientos de barrio.

De alguna forma, tienda a la glocalización, esto es: pensar globalmente y actuar localmente. Que puede traducirse en apoyar valores de ecología, reducción de la huella ecológica (que provoca, por ejemplo, el transporte de alimentos entre países), apoyar a los pequeños productores… y todo desde tu propia acción personal de cómo realizar algo tan cotidiano como es la compra.

8 alimentos que no comprar en supermercados

O más que productos que no comprar en supermercados, podemos hablar de alimentos que podemos adquirir también por otras vías, eligiendo comprarlos en supermercados en aquellas ocasiones en las que, por ejemplo, dispongamos de menos tiempo.

#1. La verdura

Si tienes la suerte de tener una frutería cerca de casa, date el gusto de comprar al estilo de toda la vida, disfrutando de un trato cercano y adquiriendo género de buena calidad. Elige siempre que puedas fruta cuya procedencia sea lo más cercana posible a dónde la estás adquiriendo.

También existen asociaciones como La colmena dice sí, en las que se eliminan al máximo los intermediarios y se ponen en contacto directo al productor con el consumidor, organizando redes locales de distribución, lo cual, además, abarata costes.

#2. La fruta

Al igual que con la verdura, puedes adquirirla en tu frutería más cercana, obteniendo piezas de calidad, y buscando siempre lo más natural y el sabor más auténtico. Además, en muchas ocasiones la relación calidad precio es mucho mejor en las fruterías.

#3. Setas

Aunque comparten estantes con ellas cuando las adquirimos, ya sea en supermercados o en fruterías, las setas no son verduras. Pero igualmente, siempre puedes intentar adquirirlas en tu frutería más cercana, sin envasar, por piezas. Al natural, incluso crudas, como los champiñones en ensaladas, son un auténtico manjar (nada que ver con las que adquirimos en latas).

#4. El pan

El olor a pan aún caliente recién salido del horno no tiene precio. Encontrar una panadería en la que el pan no sea congelado y lo amasen cada noche en el propio horno familiar es ya casi inimaginable, pero no imposible. Nada es comparable al pan recién hecho a la vieja usanza.

#5. Los huevos

En ocasiones, en la propia frutería o panadería de barrio venden también huevos camperos, ecológicos. En la elección de los huevos, el primer dígito que aparece en su numeración será el que tendremos que tener en cuenta para saber cómo de ecológico es (siendo el 0 el valor ideal para la producción ecológica, el 1 para la campera, el 2 para la producción realizada en suelo, y el 3 para la realizada en jaula).

#6. Té

Comprar el té a granel, pudiendo incluso olerlo antes de que te lo sirvan es otro de los placeres de los que podemos disfrutar adquiriendo adquiriéndolo en herbolarios o tiendas especializadas. 

#7. Dulces

Los dulces artesanos, además de más sanos, son irresistibles. Maestros pasteleros aún quedan y acudir a su negocio a adquirir dulces caseros es incomparable con comprar dulces industriales, en cuyas etiquetas podrás ver que casi todos contienen aceite de palma, entre otros ingredientes nada adecuados para una correcta alimentación.

#8. Alimento para tus mascotas

Y si convives con seres peludos, también puedes pensar en ellos a la hora de adquirir su comida. Los veterinarios suelen recomendar evitar comprar piensos para perros y gatos en los supermercados. Insisten en la idoneidad de adquirirlos en tiendas especializadas en mascotas, donde ofrecen más calidad y a buen precio. Incluso existen marcas en el mercado que fabrican con diferentes nombres, y distribuyen unas exclusivas para supermercado (de menor calidad y menor precio) y otras para tiendas especializadas.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados