5 consejos para viajar con niños pequeños y salir con éxito

Para viajar con niños pequeños es fundamental meterse tres palabras en la cabeza: organización, paciencia y flexibilidad. El resto está chupado.

5 consejos para viajar con niños pequeños y salir con éxito
Debemos escoger el destino y el alojamiento adecuados para los más pequeños

Viajar con niños pequeños puede resultar todo un reto. Pero una vez superada la primera salida en familia, el resto serán mucho más fáciles. No hay que tener miedo a salir con los niños de casa por muy pequeños que sean. Solo hay que anteponer sus necesidades a las nuestras (como hacemos cada día), ser más flexibles que de costumbre y dejarnos llevar. 

Está claro que las vacaciones no van a ser como antes. Se acabaron las fiestas, las salidas nocturnas, las cenas románticas y tumbarse tranquilamente en la playa. Pero viajar con niños pequeños tiene otras recompensas. Solo tenemos que seguir unas pautas para salir airosos de la experiencia.
 

Consejos para viajar con niños


 

1. Prepara a los niños para la experiencia


Cuando los niños son pequeños nosotros decidimos dónde vamos de vacaciones. Pero eso no quita para que podamos involucrarlos en la experiencia de preparar un viaje. Podemos enseñarles fotos, ver vídeos y contarles historias interesantes sobre nuestro destino. Así les picará la curiosidad y estarán entusiasmados con la idea del viaje.

También se sentirán importantes si les dejamos que preparen una mochila con sus cosas. Debemos dejarles que metan lo que quieran. Cuando no nos vean ya prepararemos una maleta en condiciones con las cosas que realmente van a necesitar. 
 

2. Escoge alojamientos cómodos


En alguna ocasión ya hemos comentado que debemos escoger el destino y el alojamiento en función de nuestras necesidades familiares. Cuando nuestros hijos son muy pequeños no conviene hacer distancias muy largas en coche ni meterse en una habitación de hotel. Es mejor un apartamento con una habitación separada donde el pequeño pueda descansar a sus anchas y con una cocina en la que podamos preparar su comida. Y si el complejo tiene piscina o parque infantil donde pueda conocer a otros niños, mucho mejor.
 

3. Olvídate de los horarios


Si eres de los que hacen listas superorganizadas con todos los lugares que quieres visitar, mejor vete asimilando que si consigues ver la mitad será todo un éxito. Lo más probable es que acabes pasando más tiempo en el parque, en el zoo o en un parque temático de lo que te gustaría. Así que en vez de frustrarte, disfruta de esos momentos. 

También debemos ser un poco más flexibles con los horarios. No pasa nada porque se acuesten un poco más tarde. Cuando lleguemos a casa ya tendremos tiempo de sobra para volver a la rutina. Eso sí, no te pases. Las horas de las comidas son sagradas. Los niños cuando tienen hambre se ponen insoportables, así que si quieren comer a la una, pues todos a comer a esa hora.
 

4. Identifica a tus hijos


Nunca pasa nada, hasta que pasa. Con las aglomeraciones puede ocurrir que tu hijo se pierda, por lo que nunca está de más que lleven alguna identificación. Puede ser una pulsera de silicona con el teléfono de los padres grabado. 


5. Viaja mientras ellos duermen


Puede parecer obvio, pero al final pocas veces lo hacemos. Si tenemos que viajar con niños pequeños, mejor elegir las horas en las que suelen estar dormidos. Por eso es recomendable volar por la noche en vuelos largos. Lo mismo con los desplazamientos en coche, aunque aquí también podemos aprovechar la hora de la siesta para movernos en distancias cortas.


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados