5 clásicos en la decoración de tartas

Con cualquiera de estos 5 elementos comunes en la decoración de tartas, cualquier creación pastelera queda mucho mejor.
 

5 clásicos en la decoración de tartas
Con estos siempre logras buenos resultados

Muchos piensan que la decoración de tartas es un trabajo que sólo los más experimentados pasteleros pueden llevar a cabo. Si bien esto es cierto cuando se trata de creaciones sumamente complejas (como para bodas) también es cierto que cualquiera que tenga las ganas y dedique un poco de tiempo puede hacer cosas que no sólo destaquen por el sabor, sino que sean agradables a la vista.

Para los más novatos, la mejor manera de crear resultados sorprendentes es con los adornos más clásicos, que en muchos casos son más fáciles de hacer de lo que se pueda llegar a imaginar.


Decoración de tartas para los menos experimentados


 

Flores sencillas

Las flores son uno de los elementos más utilizados en la decoración de tartas, no sólo porque son sencillas de hacer sino porque se pueden utilizar para diferentes tipos de tartas con resultados muy bonitos.

Para hacerlas, necesitarás lo siguiente:
  • Cortadores en formas florales.
  • Pasta de modelar comestible, también conocida como fondant.
  • Colorante alimenticio, de los colores que prefieras.
 
Para las flores como el girasol, o las utilizadas en tortas infantiles, es tan simple como colorear la pasta, cortar las formas necesarias (el centro y los pétalos) y juntarlas.

El detalle en los pétalos puede ser tan realista como desees, pero es recomendable que si no tienes experiencia empieces con formas más básicas.



Rosas

Las rosas las incluimos en una categoría aparte porque son un poco más complejas de hacer que las flores básicas. Para hacerlas necesitarás, los mismos materiales de las flores sencillas, más una esteca de bolillo que usarás para los bordes de los pétalos.

El proceso es el siguiente:
  • Coloreas la pasta con el tono que desees.
  • Estiras una porción sin forma específica y la afinas en los bordes con la esteca. Luego la enrollas para formar el centro y la cortas después de unas tres vueltas.
  • Cortas los pétalos aparte y repites el mismo proceso con la esteca, para crear un efecto más realista.
  • Los vas uniendo, tomando como referencia una rosa real.



Perlas

Las perlas también son un clásico de la decoración de tartas y una de las mejores opciones para aquellos que tengan menos experiencia en repostería, ya que son sumamente fáciles de hacer.

Para ellas necesitas lo siguiente:
  • Fondant.
  • Colorante alimenticio, si deseas hacer perlas de colores.
  • Un poco de margarina vegetal.
  • Purpurina comestible, preferiblemente del mismo color del que quieras las perlas.
  • Moldes para cortar círculos pequeños.
Una vez tengas todo lo necesario es súper sencillo, sólo estiras el fondant, cortas pequeños círculos para formar las perlas y las untas con un poco de margarina.

Después colocas la purpurina en un envase que puedas tapar, pones las perlas y agitas para que la purpurina se adhiera.



Crema

Es un método de decoración de tartas que requiere menos pasos, pero también exige una ejecución más refinada. Por eso te recomendamos que practiques antes de empezar a trabajar sobre cualquier tarta o pastel para ganar destreza.

Para esto sólo necesitaras la crema, la manga pastelera, las diferentes boquillas… y como ya te dijimos, práctica.



Frutas

Sin duda alguna es el elemento de decoración de tartas más fácil de aplicar y uno de los que más sabor le da al pastel. En este caso los frutos rojos siempre son una elección acertada.

Para esta decoración lo único que necesitas es seleccionar cuidadosamente frutas que se vean bien.
 

También te puede interesar:
 
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados