5 artesanos de Madrid que sobreviven con su negocio

Cada día van desapareciendo más oficios artesanos, pero los que quedan se mantienen gracias a la calidad de su trabajo y una clientela fiel.

5 artesanos de Madrid que sobreviven con su negocio
El taller de famosas guitarras Conde lleva funcionando desde 1915

Hubo un tiempo en el que las calles de las ciudades eran designadas con relación al oficio que se desarrollaba en ellas, o bien que durante mucho tiempo se había desarrollado. Así eran numerosas las calles con el nombre de esparteros, curtidores, cerrajeros, horneros, zapateros o tejedores.

Trabajos artesanos que suministraban a la sociedad productos y servicios hechos a mano, elaborados gracias a la técnica que maestría que confiere el oficio continuado. 

Más tarde, la evolución tecnológica y las grandes fábricas terminaron por finiquitar antiguos trabajos que, a pesar de tener más calidad de los elaborados en serie, resultaban más caros.

Su sentencia de muerte estaba echada. No durarían mucho tiempo más. Y así ha sido en la mayoría de los casos, sin embargo, en las ciudades aún quedan ciertos románticos que continúan luchando por sacar adelante su negocio. Veamos 5 de esos artesanos en Madrid, algunos de los cuales mantienen su oficio después de varias generaciones. 



10 artesanos de Madrid que sobreviven con su negocio

 
 

1.José María Navarro (Broncista)

Está en la cincuentena larga, convertido en el último broncista de Madrid. La tradición familiar empezó en 1875, superó crisis y guerras (hasta una bomba de la guerra civil), pero ahora termina en él, en la cuarta generación.

La quinta, que es la de su hijo, ya no está interesada en este trabajo artesanal. Cuando se jubile pondrá fin a una estirpe de broncistas. Su taller se encuentra en la calle Madera 21.
 


2.Yolanda Andrés (Bordadora)

Con su destreza manual consigue hacer hermosos retratos de familia, librerías, gallinas o cámaras de fotos. Todos estos trabajos siempre a base de hilos y paciencia.

Tal gusto por este oficio lo lleva en el adn, ya que sus ascendientes también fueron bordadoras y cultivaban el lino para hacer telas. Creció en una mercería. Utiliza algodón o lino 100% natural. Puede tardar en un encargo desde tres días hasta más de un mes. Su taller está en calle Encomienda 15.
 


3.Javier Sánchez Medina (Espartero)

Tras unos comienzos difíciles, a día de hoy le salen encargos de todo el mundo, como Estados Unidos. Marchó de su Badajoz natal a Madrid para intentarlo en lo que más le gustaba.

Trabaja el bambú, el mimbre, médulas y fibras. Javier Sánchez Medina está especializado en espejos y cabezas de animales de pleita de esparto, que suele utilizarse normalmente en persianas exteriores. Está en la calle El Escorial 28.
 


4.Felipe Conde (Luthier)

Desde 1915 lleva el negocio funcionando, primero en la calle Gavina y actualmente en la calle Arrieta 4, en un semisótano cerca del Teatro Real. Sus guitarras las han lucido artistas como Quintín Esquembre, Regino Sainz de la Maza o Leonard Cohen.

En una entrevista comentó una vez que tenía guitarra Conde comprada en España 40 años antes. 
 


5.Julio Rodríguez (Botería)

Otro negocio con varias generaciones de artesanos trabajando en él. Desde 1909 concretamente. Su actual propietario está al frente del mismo desde los años 60. Su trabajo consiste en hacer botas de vino y pellejos.

Para ello debe cortar, coser, dar la pez. Ésta, que no es otra cosa que resina de pino usada para impermeabilizar la bota, la adquiere de Huesca, mientras que la piel de cabra la adquiere de un pueblo de Burgos. Está en la calle del Águila 12.


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados