3 presentaciones de jamón serrano para ocasiones especiales

El jamón serrano es uno de esos alimentos que no puede faltar en ninguna celebración que se precie. Si quieres innovar, no te pierdas estas tres recetas.

3 presentaciones de jamón serrano para ocasiones especiales
Te proponemos prepararlo con higos, en tartar o hacer unos deliciosos bombones

El jamón serrano es uno de esos alimentos que no puede faltar en ninguna celebración que se precie. Al menos en mi familia siempre preside la mesa. Dependiendo del acontecimiento puede ser de buena calidad o de una excelente calidad, pero siempre está presente.

En cuanto a su presentación, normalmente se ponen las rajas en un plato y se acompaña con colines o una buena ración de pan. Pero si quieres innovar un poco, hay presentaciones un poco más elaboradas que definitivamente convertirán al jamón serrano en el plato estrella.

A continuación, haremos tres propuestas con las que puedes ir practicando para tu próxima reunión familiar.


 

1.    Jamón serrano con higos



Seguro que has comido jamón con melón más de una vez. ¿Pero alguna vez lo has preparado con higos? Si te gusta el sabor agridulce, éste es una nueva preparación para añadir a tu recetario de entrantes.

Solo necesitarás los siguientes ingredientes:

•    Higos
•    Jamón ibérico
•    Aceite de oliva

A la hora de elaborar este plato empezaremos por preparar los higos. Para ello los pelamos y les cortamos el rabito. Después hacemos un corte en forma de cruz para que al abrirlos queden como una flor. 

A continuación, ponemos unas gotas de aceite en una sartén y doramos los higos por ambos lados. Bastará con un minuto. 

En una bandeja colocamos las lonchas de jamón y sobre ellas, vamos poniendo los higos abiertos. Rematamos introduciendo más jamón sobre los higos ya abiertos. Para que te hagas una idea de presentación, hemos encontrado esta foto en recetín.com.

Y si deseas otra variante de jamón con higos, mira esta receta de que incorpora queso gorgonzola y el horneado.

 



2.    Tartar de jamón serrano



Como seguro que ya sabes, el tartar es una manera de preparar carne o pescado en crudo. Pues también se puede hacer con jamón serrano. ¿Quieres saber cómo?

Empieza por recopilar los siguientes ingredientes (para 4 personas):

•    Jamón ibérico (medio kilo)
•    Pepinillos en vinagre (20 gramos)
•    Cebolleta (35 gramos)
•    8 alcaparras
•    Mostaza de Dijon (10 gramos)
•    Mostaza antigua (10 gramos)
•    Aceite de oliva
•    Vinagre
•    Manteca de cerdo ibérico (15 gramos)
•    4 huevos
•    200 gramos de azúcar
•    Sal fina (300 gramos)


Podemos comenzar elaborando las yemas. Para ello solo tenemos que mezclar el azúcar con la sal. Separamos en dos mitades.

Colocamos los huevos sobre una parte de la mezcla y los cubrimos con la otra parte. Dejamos germinar durante unos 20 minutos. Pasado ese tiempo los limpiamos bien y los ponemos a escurrir sobre papel. Podemos añadir unas gotas de aceite de oliva. 

Mientras tanto podemos ir preparando el tartar. Lo primero es cortar el jamón en dados pequeños. Haremos lo mismo con los pepinillos y la cebolleta. Aliñamos con el vinagre, la mostaza de Dijon y el aceite de oliva.

Mezclamos este aliño con el jamón y añadimos la manteca de cerdo. Probamos y rectificamos de sal. 

En un molde individual vamos colocando el tartar, dejando para el final la colocación del huevo. Rematamos con un chorrito de aceite de oliva. Podemos acompañar con pan o tostas. 
 


3.    Bombones de jamón serrano



¿Pensabas que el jamón serrano no se podía utilizar para hacer un postre? Pues los bombones de jamón serrano son perfectos para rematar una buena comida. Puedes utilizar dátiles, pasas o frutos secos.

En este caso utilizaremos:

•    Jamón serrano en lonchas muy finas
•    Queso tipo Philadelphia (media tarrina)
•    Nueces troceadas
•    Dátiles sin hueso
•    Aceite de oliva 

En primer lugar preparamos la crema de queso. Para ello picamos en trozos muy pequeños los dátiles y las nueces. En un bol echamos el queso e incorporamos los frutos secos picados. Mezclamos bien y reservamos. 

Cogemos un molde, que bien puede ser una cubitera con formas redondas. Untamos los huecos con aceite de oliva y colocamos una loncha de jamón en cada hueco de tal forma que sobresalga por los lados. 

Incorporamos la mezcla de queso apretando bien el relleno y cerramos con el resto del jamón que nos había sobresalido del molde.

Tapamos con papel film y metemos en la nevera durante unas horas. Lo mejor es de un día para otro. Desmoldamos con cuidado. 



 

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados