3 consejos de ayuda para adolescentes que encaran la enseñanza secundaria

Para aquellos padres que buscan inspiración para aconsejar a sus hijos adolescentes en la ESO, pedimos asesoramiento a una estudiante de enseñanza secundaria.

3 consejos de ayuda para adolescentes que encaran la enseñanza secundaria
Estudiar relajado, con tiempo y con el apoyo de tus amigos de clase



¿Qué les pueden decir los padres a sus hijos adolescentes a la hora de que encaren la ESO con fuerza y motivación? Por un lado, están las razones que pueden darles para que estudien pensando en un futuro prometedor, con más oportunidades y con un montón de posibilidades infinitas por descubrir.

Pero, ¿y en el corto plazo? ¿y en el día a día? ¿qué consejos cercanos y prácticos le pueden dar a sus hijos adolescentes para que consigan obtener unas buenas calificaciones y consigan superar satisfactoriamente cada curso de la enseñanza secundaria?

La ESO, la enseñanza secundaria obligatoria, se corresponde con la penúltima etapa de  la educación obligatoria (posterior a la enseñanza primaria y previa a bachillerato) y cómo la afronten los alumnos puede ser crucial de cara a la selección de asignaturas en cursos posteriores, porque es en esta etapa cuando se empiezan a definir con más determinación los gustos, las preferencias e incluso las habilidades o las flaquezas que influirán determinantemente en la elección de los estudios posteriores.

Pues como a los adolescentes muchas veces sólo les llega la información que proviene de su círculo de amigos, uno de sus principales círculos de influencias, hemos decidido preguntar a una adolescente (muy buena estudiante) sobre qué consejos daría a sus compañeros para que estudien sin desidia y con interés, como posibles ideas para padres que no saben muy bien cómo aconsejar a sus hijos en la ESO (y como verán, son consejos muy sencillos y prácticos).


3 consejos de tú a tú para encarar la ESO


 

Estudiar relajado

No hay que agobiarse pensando que la enseñanza secundaria es mucho más difícil que los cursos anteriores: “la dificultad no es mucho mayor que la anterior, ya dependiendo de cada uno, le constará más o menos sacar el curso”. 



Tener un amigo cómplice en clase

Aquí también, la unión hace la fuerza: “Ten un amigo cómplice en clase, para que si a ti se te dan bien algunas asignaturas y a él mal (y al revés) pues os complementáis mutuamente”. 



No dejar todo para el último momento

Este consejo también nos suena a los adultos, es algo que tenemos que aplicarnos desde bien pequeño y ya para siempre: “En cuanto te digan que hay que hacer un trabajo, hazlo lo antes posible, ya que en la ESO se suelen amontonar los exámenes y los trabajos para la misma semana.

Por lo que consejo es adelantar todo lo posible para que no entres en estrés y al final todo te salga mal”.
 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados