¿Tienes pensado comprar una moto? 10 razones para dar el paso

Comprar una moto es más barato que adquirir un coche. Además, consumen poco, contaminan menos, el seguro es más barato y es más fácil aparcar.

¿Tienes pensado comprar una moto? 10 razones para dar el paso
Ahorraremos tiempo y dinero

El precio de la gasolina, los atascos, la falta de estacionamiento... Seguro que más de una vez te has planteado comprar una moto para tus desplazamientos por la ciudad. Al final, muchos acaban echándose para atrás por el desembolso económico que supone. Pero, ¿te has parado a pensar alguna vez cuánto tiempo y dinero te ahorrarías? 

Comprar una moto es una decisión muy personal, puesto que no todo el mundo se siente cómodo pilotando una. Desventajas como la desprotección en caso de accidente pesan mucho en su contra. Pero hoy nos centraremos en las ventajas de las motos frente a los coches, sobre todo en el aspecto económico.
 

Comprar una moto ahorra tiempo y dinero


1. Por lo general, comprar una moto es mucho más barato que comprar un coche. 

2. Cuando compramos un coche, por muy barato que sea, tenemos que financiarlo para poder pagarlo. Mientras que una moto podemos comprarla con los ahorrillos que tenemos.

3. Las motos consumen mucho menos combustible que los coches.

4. El mantenimiento de las motos es mucho más barato que el de los coches.

5. El seguro de moto también es más económico.

6. Pagaremos menos dinero al pasar la ITV. 

7. Es mucho más fácil encontrar aparcamiento.

8. Quienes se desplazan en moto tardan la mitad de tiempo en llegar que quienes lo hacen en coche. Imagínate las horas que podrías ahorrarte a lo largo de todo el año.

9. Contaminan menos que los coches.

10. Las motos ocupan menos espacio que los coches (tres veces), tanto en circulación como aparcadas. Así que al final todos salimos ganando.

 

Cuestiones a tener en cuenta al comprar una moto


Eso sí, comprar una moto compensa siempre y cuando sepamos elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades. Antes de elegir una debemos hacernos una serie de preguntas:
 
  • ¿Para qué voy a usarla? No es lo mismo comprar una moto para ir de excursión los domingos que para utilizarla como medio de transporte diario.
 
  • ¿Dónde voy a conducirla? Por ejemplo, si tus desplazamientos habituales son por ciudad, quizás lo mejor sea una tipo scooter. Es más barata, fácil de mantener y práctica. 
 
  • ¿Cuánta experiencia tengo? Si nunca has pilotado una moto, mejor evitar las de gran cilindrada. Cuanto más ligera y baja, más seguro te sentirás.
 
  • ¿Cuál es mi presupuesto? Dependiendo de lo que estemos dispuestos a pagar, optaremos por comprar una moto nueva o de segunda mano. Puedes echar un vistazo a los precios de mercado en páginas como motos.net, donde tienen ambas opciones. No debemos olvidar el desembolso que tendremos que hacer para comprar el equipamiento de seguridad necesario.

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados